El fenómeno Defensa y Justicia: finanzas ordenadas, buen fútbol y el sueño de la Libertadores

Pasaron apenas cuatro años y medio desde aquel 14 de mayo de 2014 en el que un triunfo por 1-0 ante San Martín le dio el ascenso a Defensa y Justicia a la Primera División. Fueron tiempos de un crecimiento exponencial, en los que el club consiguió engrosar su promedio -al punto de estar entre los primeros cinco, superando a San Lorenzo-, ser protagonista importante de la Superliga, lo que además le valió la clasificación a tres Copas Sudamericanas consecutivas, y hacer, en lo institucional, importantes remodelaciones en su estadio.Su historia no es tan antigua. Si bien el club se fundó en 1935, recién en 1978 se afilió a la AFA y saltó, en 40 años, de la Primera D a los puestos de vanguardia de la Primera División. ¿Cuál es el secreto para esto? Un gran manejo del presupuesto por parte de los dirigentes y el ser sabios a la hora de fichar tanto a los jugadores como a los entrenadores.

Nicolás Fernández, Alexander Barboza, Leonel Miranda y Lisandro Martínez reunidos por Clarín. (Foto: Luciano Thieberger)

Hoy, Defensa y Justicia se ubica tercero en el torneo local con un partido menos y da que hablar en todo el país por su estilo de juego, reconocible por su presión alta, carácter ofensivo y el protagonismo que muestra en cada estadio en donde juegue. Todo esto, le valió el reconocimiento a nivel nacional e internacional.”Por el esfuerzo y la dedicación que le ponemos, hoy merecemos estar en el lugar en el que estamos. Hoy Defensa sería un club denominado chico, pero nosotros nos sentimos jugadores de equipo grande, y jugamos como un equipo grande”. El que habla es Alexander Barboza, capitán del equipo y pilar fundamental en el esquema de Sebastián Beccacece.

Alexander Barboza, pilar en la defensa de Defensa y Justicia. (Foto: Luciano Thieberger)

A pesar de que Defensa y Justicia ha tenido varios técnicos en este proceso, Barboza le explica a Clarín que “lo bueno de este equipo es que con cualquier entrenador siempre es protagonista o intenta serlo”.”Nos tocó primero con Ariel (Holan), que desde un principio su juego era todo el tiempo la pelota por abajo y dominar y ser protagonista desde ahí. Después vino Sebastián (Beccacece), y su juego fue lo mismo. Siempre por abajo, y a eso le agregamos la presión inmediata e incesante. Cuando vino Juan Pablo (Vojvoda), él tenía una idea muy parecida o algo intermedio entre los dos y también jugando todo el tiempo, siempre siendo protagonista. Ahora que volvió Sebastián, vino con el doble de ideas, el doble de aprendizajes que tomó en la Selección Argentina y hoy está intentando plasmar todo eso con nosotros”, enumera.

Nicolás Fernández, uno de los delanteros revelación de la Superliga. (Foto: Luciano Thieberger)

Otro de los jugadores destacados de este equipo sensación es Nicolás Fernández. Con apenas 22 años, es uno de los delanteros revelación de la Superliga y, pese a su corta edad, ya se destaca como un letal goleador. En su opinión, el exitoso momento del Halcón se basa en un “grupo humano muy bueno con muchos chicos jóvenes”. “La verdad es que eso nos da una energía para seguir triunfando. Creo que todavía tenemos mucho por crecer y hoy estamos en un lugar que realmente, por cómo venimos jugando, merecemos”, le cuenta a Clarín.También valora la labor del entrenador Sebastián Beccacece, el padre futbolístico de este equipo: “Desde que llegó Sebastián, nos jerarquizó. Cada entrenador tiene distintas formas de jugar, distintos sistemas de juego y distintas maneras de entrenar. Pero la verdad es que con Sebastián nos sentimos representados muy bien y además, creo que todo este momento que estamos viviendo habla bien de todo el trabajo del cuerpo técnico y de los jugadores”.

Leonel Miranda, el futbolista que no puede faltar en la mitad de la cancha del Halcón. (Foto: Luciano Thieberger)

Con gran protagonismo en el mediocampo del equipo, quien aparece casi como un jugador indispensable es Leonel Miranda. El Lolo, ex jugador de Independiente, parece haber encontrado su lugar en el mundo en Florencio y Varela. En Defensa es el amo y señor del mediocampo y uno de los mejores pasadores del fútbol argentino.”Este momento nos tiene muy bien a todos. Estamos muy contentos porque estamos trabajando duro para conseguir lo mejor y hoy por suerte nos mantenemos en una posición expectante, donde sabemos que cerrar bien esta parte del torneo te da otro aire para arrancar la segunda etapa. Uno siempre sueña vivir un momento así”, confiesa.Al igual que Barboza y Fernández, Miranda resalta el trabajo de  Beccacece. “Con la llegada de Sebastián, creo que empezó a darle un estilo de juego muy importante al club. A partir de ahí, uno ya empezaba a imaginarse estas cosas”, observa.

Lisandro Martínez, una llegada silenciosa pero destacada en Defensa y Justicia. (Foto: Luciano Thieberger)

Silencioso en su llegada y destacado a partir de que se calzó la camiseta verde y amarilla, Lisandro Martínez no ha parado de crecer en Defensa y Justicia. Defensor de buen pie y con llegada al gol, arribó a Florencio Varela luego de que el Halcón le comprara su pase a Newell’s. “Cuando llegué al club no me imaginaba este presente, pero creo que al trabajar de esta manera sin dudas que nos iba a ir bien a todos”, revela el acompañante de Alex Barboza en la dupla central. Aunque pone un freno y aclara: “Colectivamente estamos muy bien, pero tenemos que seguir aprendiendo todavía”.Con el trabajo y el sacrificio como base, el Halcón de Florencio Varela vuela cada vez más alto y se ilusiona con pelear la Superliga Argentina y clasificarse a la Copa Libertadores 2020. Tiene un equipo repleto de jóvenes con hambre de gloria que irán por eso.

Nicolás Fernández, Alexander Barboza, Leonel Miranda y Lisandro Martínez reunidos por Clarín. (Foto: Luciano Thieberger)

Cómo se arma un plantel competitivo con el presupuesto más bajo​​Con un promedio de edad menor a los 25 años y con once jugadores (entre titulares y algunos suplentes con mucho rodaje) que están a préstamo de diversos clubes, el plantel de Defensa y Justicia se desarma y se arma cada 6 o 12 meses.¿Por qué? Hay futbolistas que vuelven a sus equipos y otros que son pretendidos por clubes de jerarquía. Incluso, los técnicos son tentados desde otras instituciones. Todo eso hace que el barco del Halcón sufra constantes modificaciones.Diego Lemme es hijo del presidente del club, José Lemme, y cumple un rol fundamental como encargado del departamento de fútbol. En diálogo con Clarin, explicó cómo se logra equilibrar y mantener un plantel competitivo, además de cómo se realiza el scouting para armar los equipos. “Miramos mucho, averiguamos y tratamos, en base a todo ese tiempo que empleamos, de equivocarnos lo menos posible, que en definitiva es la base del éxito de todos los clubes. No hay ningún secreto, el secreto es dedicarle tiempo y horas a todo esto”, aclara. ¿De dónde sale el dinero? Así lo explica: “Nosotros somos de los presupuestos más bajos de Primera División. Los demás nos superan por lejos. Imaginate que usamos solo el presupuesto de la tele para armar el plantel”. “También -valora- siempre la aparición de algún chico de Inferiores nos dio algún que otro recurso”. “La realidad es que uno a veces no se da cuenta de dónde estamos. Demanda mucho tiempo, muchas horas y uno a veces quiere dejar porque está cansado, pero después viene todo lo que se recoge y es lindo. Que Menotti hable bien de Defensa o que todos digan que Defensa juega bien es en base a todo lo que venimos cosechando. Ojalá que no pare y que el año que viene podamos coronar la clasificación a la Libertadores”, se ilusiona. Una ilusión compartida en las calles de Florencio Varela.

Fuente