Las tres víctimas de la tragedia de Mendoza viajaban a Uruguay a pasar la Navidad en familia

“Perdón, me dormí flaco”. Cuatro palabras que resumen una nueva tragedia vial en la montaña mendocina. Esa fue la frase que eligió el chofer chileno Víctor Gómez para intentar explicarle a un pasajero en shock lo que acababa de ocurrir en el kilómetro 1.155 de la ruta nacional 7. Este domingo, minutos antes de las 6.30, en ese punto del corredor internacional que une a Mendoza con Chile, un colectivo de la empresa Buses Ahumada se desbarrancó unos 10 metros y volcó, dejando un saldo de tres personas muertas y 44 con heridas de diferente gravedad.

La imagen del micro volcado junto a la ruta, cerca de Uspallata. Foto: Jose Gutierrez / Los Andes

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Esteban Arredondo seguramente escuchó sin prestar demasiada atención lo que le decía Gómez, pero no podrá olvidarlo nunca. Porque en sus brazos sostenía el cuerpo sin vida de su hijo Esteban Felipe, de 10 años. El interno 072 de Buses Ahumada había salido el sábado a las 21.30 desde Santiago, con destino a Mendoza. El matrimonio Arredondo y sus cuatro hijos viajaban junto a una familia amiga: Carlos Calderón, su esposa Maritza Ramos y los pequeños Pharis Lihu y Mihe. El plan era llegar temprano a Mendoza y abordar al mediodía otro micro rumbo a Uruguay, donde pasarían Nochebuena y Navidad. Pero la tragedia se cruzó en el camino de ambas familias: Maritza, que estaba embarazada, y Mihe fueron las otras víctimas fatales del accidente. La mujer de 35 años falleció en el acto mientras que su hija, que este domingo cumplía 3 años, murió en el hospital de Uspallata, la localidad cordillerana mendocina más cercana al lugar de la tragedia.

x

“El chofer se acercó y le dijo a mi hermano: ‘Perdón, me dormí flaco’. Se lo dijo cuando tenía a mi sobrino fallecido en sus brazos”, relató en medio del dolor y al impotencia Laura Arredondo, tía de Esteban Felipe, antes de ingresar al hospital pediátrico Humberto Notti en Guaymallén (Gran Mendoza), donde sigue internado otro de sus sobrinos. “Un llamado dio aviso a las 6.25, hemos podido responder a la brevedad y para las 10 ya no había más heridos en el lugar”, explicó Oscar Sagás, subsecretario de Salud.

Mirá también

Tragedia en Mar Chiquita: denuncian que el chofer acompañante usa una “libreta trucha”

“Ahora estamos trabajando en la asistencia para las víctimas, para la parte de salud mental, y también porque a partir de esto se generan muchos trámites y hay muchas familiares preocupadas por lo sucedido”, detalló el funcionario mendocino.La mayoría de los pasajeros y los dos choferes sufrieron golpes leves y fueron asistidos en el hospital de Uspallata Por la tarde, 35 personas recibieron el alta. De ellos, 17 fueron traslados desde Uspallata a Mendoza. El resto se fueron por sus propios medios a sus domicilios en San Rafael y la ciudad de Mendoza.La situación de los conductores es más complicada. Tanto Gómez como su compañero Cristian Cereceda fueron sometidos a exámenes toxicológicos. 
“Están detenidos en Uspallata y por el momento no han sido imputados”, aseguró una fuente judicial. Por la noche, Cereceda fue liberado. La fiscal Liliana Giner tomó declaración informativa a los choferes y trascendió que Gómez admitió que se había quedado dormido. Este lunes podría imputarlo por el delito de “homicidio culposo agravado” (porque hubo más de una víctima), lo que prevé penas de entre 2 y 5 años de prisión.  Esa es la principal hipótesis que manejan los investigadores, quienes aseguran que el accidente ocurrió en un lugar que no representa dificultades para la conducción. Tampoco existieron complicaciones climáticas o problemas en la ruta que podrían haber provocado el desbarranco del micro, que terminó volcado a un costado de la transitada ruta, donde los colectivos chilenos protagonizaron en el pasado reciente otros accidentes fatales. Los dos últimos antecedentes -las tragedias de Turbus y la de Meltur- terminaron con los choferes condenados, con penas de prisión efectiva (20 y 14 años, respectivamente). “Es la información que nos ha llegado a nosotros también. El fiscal está siguiendo los procedimientos del caso”, aseguró el cónsul de Chile en Mendoza, Eduardo Schott.

Mirá también

El desgarrador relato de un sobreviviente del vuelco en Mendoza: “No puedo sacar de mi mente los gritos, los llantos y la sangre”

Ante esta situación, desde Ahumada salieron a aclarar que los choferes (viajaban dos en el colectivo y en el momento del accidente conducía Gómez) estaban descansados. “El bus salió de Santiago a las 21.30 horas del sábado 22 con destino Santiago – Mendoza, con una tripulación de dos conductores, quienes mantenían sus descansos legales”, aseguró la empresa en un comunicado. Tampoco podrán regresar a Chile otros 11 viajeros que fueron derivados a tres hospitales de mayor complejidad del Gran Mendoza. Se trata de personas que sufrieron fracturas y politraumatismos y que están internadas en el Hospital Central (3), en el Lagomaggiore (7) y en el Notti (1).

Uno de los heridos tras el accidente en Uspallata, al ser trasladado a Mendoza. (Delfo Rodríguez)

El hecho generó conmoción en ambos países. Incluso la cancillería chilena adelantó que gestionará ayuda para asistir a víctimas y familiares del accidente. “En nombre del Ministerio de Relaciones Exteriores, nuestras condolencias a familias de víctimas en accidente de bus rumbo a Mendoza. El cónsul Eduardo Schott está en contacto con autoridades locales y del hospital de Uspallata para asistir a heridos y familiares”, informó Roberto Ampuero, jefe de la diplomacia chilena, mediante su cuenta de Twitter.

Fuente