“Personas no humanas”: qué pasará con los chimpancés del Ecoparque

Los animales son “personas no humanas” y tienen derechos, pero no los mismos derechos que los seres humanos. Con este argumento, entre otros, el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad rechazó un recurso de queja presentado por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA), que venía litigando para que la Justicia concediera una acción de hábeas corpus en favor de los tres chimpancés del Ecoparque.

x

El objetivo final de AFADA era que Martín, Sasha y Kangoo sean trasladados al Santuario de Grandes Primates de Sorocaba, en el estado brasileño de San Pablo. Pero mientras la Justicia delimita los derechos de las “personas no humanas”, por ahora los chimpancés difícilmente vayan a ser trasladados.

Mirá también

Cómo es el parque público que ya se puede visitar en el ex Zoológico porteño

En el Ecoparque le explicaron a Clarín los motivos. Los tres chimpancés conforman una familia. El macho alfa es Martín, que fue rescatado del zoológico de Cutini y tiene 49 años. El grupo se completa con Sasha, una hembra nacida en 1997, y Kangoo, la cría, que nació en 2007.

La familia de chimpancés del Ecoparque está conformada por Martín, Sasha y su cría Kangoo.

Newsletters Clarín

¿Qué hacemos este fin de semana? | Todas las propuestas para que organices tu finde.

Todos los sábados por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
“Martín es geronte y por lo tanto una eventual derivación a otro lugar que involucre un largo viaje podría poner en peligro su vida”, aseguraron.”Si bien todavía no se ha tomado una decisión definitiva, hoy la alternativa que parece más razonable según nuestro equipo técnico (veterinarios, cuidadores, biólogos, expertos en comportamiento) es que el grupo permanezca en el parque, porque en esta especie es fundamental no separar a la familia. Una vez que el macho muera, se evaluará la derivación del resto. Esta decisión de nuestro equipo veterinario está siendo validada por expertos internacionales”, agregaron desde el Ecoparque.

Martín es geronte y es peligroso trasladarlo. Foto: Ecoparque

También afirmaron que desde que se decidió cerrar el zoológico para convertirlo en Ecoparque, se viene trabajando para mejorar el bienestar de los animales. Esto incluyó desde obras en sus recintos hasta establecerles una nueva dieta, con más ingredientes y distribuida en tres etapas, para que tengan una mejor digestión y no tengan que competir por el alimento. También se favoreció que tengan que buscarlo, como hacen los que viven en su hábitat natural.

Mirá también

Video: así trasladaron a once papiones sagrados del ex zoológico porteño

En el caso de los chimpancés, se creó un programa de enriquecimiento ambiental. Consiste en ofrecerles diferentes objetos para estimular comportamientos propios, como el uso de herramientas, el juego y la construcción de nidos.

El recinto de los chimpancés fue enriquecido con elementos para que jueguen. Foto: Ecoparque

También plantaron vegetación como parte del plan de forrajeo. Así los chimpancés tienen a su alcance ramas de moras, flores de rosa china, cañas y tipas, que son sus preferidas.Otra estrategia, dicen en el Ecoparque, es que los cuidadores interactúen con los chimpancés, para que establezcan una relación positiva y así poder observarlos más de cerca. Entre otras tareas, los cuidadores se ocupan de limarles y cortarles las uñas, separarlos, pesarlos, revisarles la boca y las orejas, auscultarlos y chequearles la cabeza y los brazos.

Se trata de estimular comportamientos propios de la especia. Foto: Ecoparque

La batalla judicialLa saga judicial sobre el destino de los chimpancés del ex Zoológico comenzó cuando la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA), representada por Pablo Buompadre, presentó un hábeas corpus en favor de los tres ejemplares. Tanto el juzgado en lo Penal Contravencional y de Faltas N° 17 porteño, a cargo de Norberto Tavosnanska, como la Cámara lo rechazaron. Adujeron que la acción de hábeas corpus no estaba prevista para resguardar el derecho a la libertad de quienes “no son personas humanas”. Y plantearon que la diferencia es que los animales son sujetos de derechos, pero no titulares de los mismos derechos que tienen los seres humanos. En cambio, les reconocieron los derechos a la vida y a la dignidad de “ser sintiente”.

Los chimpancés del Ecoparque. Foto: Ecoparque

AFADA presentó un recurso de inconstitucionalidad contra esa decisión, explicando que no existía otro instrumento adecuado para la protección de los animales y que por eso había recurrido al hábeas corpus. Otro argumento es que los chimpancés estaban privados de su libertad “sin una orden escrita y fundada emanada de una autoridad competente”. Y también se señaló que hay jurisprudencia que considera a los animales “personas no humanas”, pero con los mismos derechos que las humanas.

Los chimpancés son considerados “personas no humanas”. Foto: Ecoparque

Pero dos de los jueces del Tribunal Superior de Justicia le dieron la razón al Juzgado de primera instancia y a la Cámara y rechazaron el recurso de inconstitucionalidad. Entre otros puntos, recordaron que el Código Civil sigue considerando que los animales son “cosas muebles” sobre las que recae el derecho de dominio. Y que, no obstante, hay una ley que sanciona penalmente el maltrato y la crueldad de los humanos contra los animales. Sólo votó en disidencia la jueza Alicia Ruiz, que consideró que “no hay posibilidad de afirmar el caracter de sujetos de derechos de los animales y negar la protección que la ley de hábeas corpus asegura a las personas sin distinción”.

Fuente