Rafael Di Tella: “Fue una tragedia que se creyera que los economistas sabíamos bajar la inflación”

– Un trabajo suyo de unos años atrás habla sobre el ‘excepcionalismo argentino’, un país que supo estar entre los más ricos del planeta y décadas más tarde registró uno de los peores desempeños. ¿El año pasado confirmó esa excepcionalidad? El peso es la moneda que más se depreció, los únicos en volver al FMI y así.-(Risas)… Hubo cosas que mostraron algo de eso, por ejemplo, la corrida contra el peso. Mi hija estudió matemáticas aplicada y ahora está por arrancar el doctorado en economía. El día de la corrida en agosto me dice “tengo que estudiar”. Le respondo “Hoy sólo tele, confiá en lo que te digo, te estoy dando un dato clave. Hoy se aprende economía mirando la tele y no con un manual”. En otros países para ver una corrida de 30% en dos horas hay que esperar 30 años.
Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
– El Gobierno anunció subas de tarifas días atrás, ¿cómo impactarán de cara a octubre?- Me cuesta creer que la estrategia actual para bajar la inflación funcione en tiempo y forma para las elecciones. Las medidas tendrán mucho costo. Agradezco que estamos en un paso hacia el equilibrio fiscal y no nos vamos a endeudar muchísimo.- ¿No nos endeudamos muchísimo ya?- No lo veo así. El Gobierno quiso ser gradual y no arrancar con un ajuste fuerte. Fue una estrategia política y no tenía muchas opciones. El aumento de la deuda no fue como el que ocurrió con Menem. Hace poco pasó un grupo de políticos argentinos por Harvard. Hice una encuesta en clase con ellos. “¿Qué hacemos con el déficit del año pasado?”, les pregunté. “Pero cuidado”, les aclaro, “no pueden subir impuestos o bajar el gasto, sólo emitir o tomar deuda, ¿qué prefieren?”. Nadie contestó emitir dinero y uno sólo tomar deuda. O sea, la mayoría eligió algo que no existe: hacer nada. Vivimos en un país de locos y ahí está la dirigencia. Si hay un déficit que atender en el corto plazo y fue heredado, no existen otras opciones que emitir o endeudarse. El Gobierno eligió esta última.- ¿Cómo ve al equipo económico ahora?-Tuve muchas dudas sobre cómo funcionó el plan económico en el arranque de este Gobierno. Con Nicolás Dujovne lo veo mejor en la parte fiscal. Sin un ajuste en este frente no se puede llevar adelante un plan para bajar la inflación. ¿Si nos irá bien? No lo sé. El problema es lo que ustedes los periodistas describen todos los días: si la opinión pública cree que ganará Cristina, habrá más recesión y si eso sucede entonces la situación se complicará.-¿Qué opinión le merece la visión económica de Macri?- No puedo contestar, no lo sé. Sí creo que a veces este Gobierno fue más ideológico que lo necesario.- ¿Es un gobierno de derecha?- Es una calificación injusta. No hay ni privatizaciones ni un giro radical como en los 90. Veo algo de frondicismo-desarrollismo en los gobiernos de Macri y Horacio Larreta. Sus políticas no son producto del funcionamiento del mercado sino del dirigismo, como en infraestructura. El Metrobus es un ejemplo.- Macri es criticado por los libertarios como un líder populista. Usted publicó investigaciones sobre el populismo. ¿Macri lo es?-Los planteos de los libertarios sobre el populismo se basan en principios. Para ellos la sociedad es racional si le conviene a sus planteos. Ahí los mercados son buenísimos y no hay que intervenir porque todos deciden por sí mismos. Pero la tildan de irracional cuando no se ajusta a sus interpretaciones. Si las personas votan y eligen otra opción son criticadas. ¿Dónde está la racionalidad entonces que los libertarios dicen tenemos? Son discusiones básicas. Me parece injusto plantear que las personas son a veces racionales y otras no.-¿Este gobierno es populista?-Es menos populista que el anterior.- ¿Qué es ’menos populista’?-Populista somos todos. Cuando la inflación aumentó con el kirchnerismo y hundió la demanda de dinero se planteó un costo para adelante. Una base de recursos que tenemos la sociedad, la confianza en la moneda, se quemó. La gestión anterior se convirtió en campeona mundial de ‘comerse’ stocks de la economía y ahora hay que pagarlo.- No hace falta esperar a fin de año para trazar un balance de la gestión económica de Cambiemos. Los resultados están por debajo de lo prometido. ¿Qué ocurrió? Muchos hablan de un error de diagnóstico inicial, ¿comparte?-Me siento incómodo criticando a Macri porque tiene parámetros básicos de cómo gobernar con transparencia y es mucho mejor que el kirchnerismo, que fue muy negativo.- O sea que los resultados pueden no ser los esperados pero al país usted lo ve mejor-Totalmente. Cambiemos hizo muchas cosas bien. Lo que pasa es que la macroeconomía es muy importante y les ha ido muy mal. Y cuando hablamos de macroeconomía hablamos de un tema delicado. Enseguida surge la pregunta, ¿por qué les fue tan mal?- ¿La herencia?-Es válido y el Gobierno tiene razón. Pero la pregunta de fondo es: “¿les fue bien o mal?”. La respuesta es contundente: mal. Tomaron una inflación alta y la devuelven muy alta.- ¿Qué les pasó?-Los economistas exageramos lo que sabemos. Predecimos mejor la microeconomía que la macroeconomía, por ejemplo, qué sucederá con el consumo o la inversión si un gobierno aplica un impuesto. De macroeconomía entendemos mucho menos. ¿El motivo? Es mucho más sencillo distinguir y establecer una relación de causalidad en microeconomía a través de un experimento controlado o natural. En cambio, en la macroeconomía no hay experimentos naturales, hay experiencias con narrativas históricas donde uno más o menos trata de extraer conclusiones que ni son sencillas ni claras de comprender.- ¿Cómo puede un gobierno contrarrestar estas situaciones cuando la influencia de los economistas sobre la dirigencia es alta?-En un libro reciente que compiló Eduardo Levy Yeyati, ‘100 políticas para Argentina 2030’, propuse crear un instituto calibrador de autoridad. Cada vez que se anuncia algo tiene haber un instituto o que ponga de manifiesto cuán seguro estamos de ello y qué evidencia hay. Fue una tragedia que la gente haya creído que los economistas sabíamos bajar la inflación como si tuviéramos un método científico. Muchos economistas la cancherearon, no la teníamos tan clara. No tiene nada que ver nuestro status como macroeconomistas y como microeconomistas. Pocas veces empezamos nuestras conversaciones diciendo “sobre este tema no sabemos mucho”.- ¿Acaso no hay consensos sobre cómo bajar la inflación? Hay una fórmula ortodoxa, vía recesión, y una más heterodoxa coordinando precios y conductas.-En Argentina, al menos con Macri, no probamos un enfoque heterodoxo. Probamos uno raro. Empezamos con una postura de que íbamos a bajarla sólo con la tasa de interés cuando había, y aún hay, mucha inercia inflacionaria. Luego intentamos hacer algo con el tipo de cambio a mitad del año pasado pero se generaron problemas. No diría que el enfoque contra la inflación en la Argentina fue ortodoxo o heterodoxo. Más bien hubo un plan que trató o intentó compatibilizar bajar la inflación con un déficit fiscal alto.- ¿Y era compatible esto último?-Es la pregunta, ¿no? ¿Era posible bajar la inflación con ese nivel alto de déficit? Porque para financiarlo había que tomar mucha deuda de corto plazo que es algo riesgoso. Puede ser que haya habido algo de sobreoptimismo y el Gobierno compró. Con el diario del lunes lo digo: hubo sobreoptimismo-¿Por qué cree usted se descartaron los enfoques más heterodoxos? Usted mismo señaló que “este Gobierno a veces fue más ideológico que lo necesario”.-Prejuicios. Una política heterodoxa para bajar la inflación debe considerar el uso de políticas de ingresos que afecten los salarios o los precios. También tomar un camino más moderado con el tipo de cambio.-¿El prejuicio es un sesgo?-Cien por ciento. Vemos experiencias de economías que estabilizaron la inflación en Israel, Colombia, Chile. Todas se las mira con la lente de cada uno. Para algunos, muchas de estas políticas tuvieron mala fama porque se extendieron en el tiempo y generaron distorsiones. Pero también bajaron la inercia inflacionaria. Y si se extendieron en el tiempo en todo caso fue porque fueron exitosas. Sólo digo que me parece importante pensar y analizar estos eventos de estudio con la mente abierta. No se puede decir “no miro las experiencias heterodoxas de desinflación porque eso es intervencionismo y es malo”. No es lo mismo fijar el precios de las naranjas que hacer un congelamiento de dos meses para frenar una bola infernal.-Muchas veces se dijo: los economistas del kirchnerismo se aferran a ideas, llámese el estatismo, el dirigismo, como parte de una religión. ¿En Cambiemos también hubo economistas creyentes? ¿el mercado lo resolvía todo?-Todos somos creyentes. Tenemos valores que nos gustan e interpretamos la realidad con un sesgo confirmatorio. Queremos confirmar nuestras creencias. Lo tuvo el kirchnerismo y Cambiemos también. En lo personal, mi frustración es que nunca terminé de entender cómo se iba a bajar la inflación en la primera etapa de Macri. Mi sensación, al menos en mi caso, es que como queríamos mucho a los miembros del equipo económico y habíamos rechazado fuertemente al kirchnerismo, nadie quería discutir mucho todo esto. Terminó siendo una paradoja: veníamos de un mundo donde no se podía hablar porque te maltrataban públicamente a uno donde uno no quería discutir porque no querías atacar a personas honestas.-¿De qué depende que funcione un plan económico? ¿cuánto hay de ‘modelo’, cuánto de suerte y cuánto de ‘rosca política’?-Me parece que una de las razones por las cuales a un plan le va bastante bien es que tienen mucha polenta política. Y a los economistas no nos gustan mucho esos conceptos, nos preguntamos “cómo lo definimos en mi modelo”. No nos cierra. ¿Qué es tener fuerza política? En el fondo es una vía para resolver un problema de coordinación. Si no podés coordinar expectativas para frenar la inercia inflacionaria me parece que tenés un problema.De Seúl 88 al caso K que enseña en HarvardRafael Di Tella fue dos veces ‘olímpico’, una expresión que en la jerga de los deportistas se acepta para decir que un atleta participó de dos Juegos Olímpicos. Di Tella compitió en esgrima en Seúl 88 y Barcelona 92. “El deporte es un simulacro de la vida para resolver problemas en una dimensión más simple. En mi caso, empecé a entender la vida a través de la esgrima. Fue liberador y estaré eternamente agradecido”. Cuenta que de chico arrastró un problema en sus piernas que lo obligaron a un tratamiento médico. En esa etapa se sintió “acomplejado” y su sueño era ser deportista (“decatlonista olímpico”). El ejercicio físico fue su válvula de escape y arrancó esgrima. No paró de entrenar entre los 15 y 25 años. Su padre, Guido Di Tella, entonces canciller de Carlos Menem, no comprendía la pasión por el entrenamiento de su hijo mientras cursaba en slow motion la carrera de Economía (UBA). Más tarde sí, vino su carrera como economista. Recibido, fue a Oxford y hoy da clases en Harvard.Su cabeza sigue procesando el deporte fácilmente, tiene ‘memoria’. Cuando se aprobó la reforma tributaria a fines de 2017, criticó la modificación de que un impuesto a la telefonía no tuviera más como asignación específica el financiamiento del Enard, el centro de entrenamiento de los deportistas de alto rendimiento. “Los economistas somos expertos en repetir por qué lo es pero jamás se preguntan por qué está. Ese impuesto revelaba que antes había fuentes de financiamiento del deporte de alto rendimiento que no pagaban en tiempo y forma a los atletas. Volvimos a eso y es un retroceso”. Di Tella critica el impulso del Gobierno de la Ciudad para mudar el Enard y el Inef de la zona de Núñez a Villa Lugano. “No va a funcionar”, adelanta.En Harvard, como profesor, Di Tella enseña la pelea de los Kirchner contra los medios. Específicamente el caso Clarín como tema de estudio. “Pensaba que los medios tienen mucha influencia en la democracia y escribí papers sobre eso. Cambié de opinión con el kirchnerismo, nos demostraron que el modelo que teníamos para entender los medios estaba mal”. Básicamente, según Di Tella, en un país como la Argentina “lo que salva a sus ciudadanos de aprender, y enterarse de la realidad es que las empresas de medios sean fuertes. “De alguna manera hay que preservar los monopolios privados. Soy el primero en criticar los medios privados y los monopolios. Pero me gustaría tener una discusión lógica al respecto. En un país como Estados Unidos hay instituciones fuertes y los gobiernos no pueden embestir contra los medios. Sí influir los sesgos sobre qué políticas adoptar, si son más de izquierda o de derecha. Pero en países más pobres como el nuestro, los intereses del Estado afectan más la agenda de los medios y las finanzas de las empresas de la industria”.ItinerarioRafael Di Tella (54) es profesor en la Universidad de Harvard de instituciones,macroeconomía y economía global. Hijo de Guido Di Tella, canciller de Carlos Menem, se graduó como economista en la UBA (1990) y después estudió en la Universidad de Oxford. Hoy trabaja y da clases en Harvard. Sus áreas de investigación tienen que ver con la política económica y focos en distintas áreas que van desde el crimen, la corrupción, la inflación y las creencias. También investigó los sesgos de los medios de prensa y el financiamiento de los gobiernos. En Harvard enseña el caso de la pelea del kirchnerismo contra los medios.Al toqueUn proyecto: Entender el populismo.Un desafío: Disfrutar la vida que me queda.Un sueño: Ver a mis hijos crecer felices.Un recuerdo: Entrar al Olímpico de Seúl.Un líder: Ulíses.Un prócer: Diego Milito.Una comida: Tallarines con tomate y albahaca.Una bebida: Agua mineral y Animal (vino tinto) de Ernesto Catena.Un libro: El libro de la misericordia, de Leonard Cohen.Una sociedad: La argentina antes de un mundial.Una persona que admira: Jorge Luis Borges.Una película: Nueve reinas Una serie: Dos tipos audaces.

Fuente