Javier Milei, de temporada en Mar del Plata: “No hay problema si Tinelli es candidato, estoy a favor de cualquiera que no venga de la política”

Requerido: Javier Milei y una selfie con las clásicas carpas de Mar del Plata de fondo (Foto: Christian Heit / Teleshow)Javier Milei se para en la peatonal San Martín de Mar del Plata. Los primeros curiosos lo cruzan con timidez. Él mira a la cámara del fotógrafo como si lo quisiera intimidar. Pone cara de malo. Cruza los brazos. “Un hombre liberal seguro de sus ideas”, habrá de componer en su cabeza. Entonces el primero de los turistas se anima y se acerca a saludarlo. Ahí cambia el gesto. De economista implacable a economista del pueblo, de liberal duro a personaje simpático. “Me hago como 50 selfies por día”, dirá después, cuando le preguntemos por la relación con el público.Está en La Feliz porque vino a presentar su obra de teatro El consultorio de Milei, que estrenó en Calle Corrientes en el 2018 y ahora probará suerte en la ciudad balnearia. Dirigida por Nito Artaza, el mismo Milei explica de qué va: “Es una charla de economía con humor. Es una situación en la que Diego Sucalesca hace del típico argentino atribulado por los problemas de la economía y va a consultar al analista, y ahí lo recibo yo. Lo que hago es responder las preguntas que tradicionalmente se hace la gente sobre lo que pasa en nuestro país. Y cada vez que nombro a un político entra Claudio Rico y hace una imitación”.Javier Milei, con Diego SucalescaSerá una función única este miércoles 9 de enero a las 23 horas en el Centro de Arte RadioCity+Roxy+Melany (San Luis 1750). Los que se asistan tienen que ir preparados para una dosis de puro Milei. ¿Qué significa esto? “Minarquista de corto, anarcocapitalista de largo”, dirá él. Pero en rigor la experiencia Milei se parece mucho a una escena de La Naranja Mecánica: todo sucede con intensidad, violencia, pasión y compromiso extremo -muy extremo- con sus ideas. Un hombre que, por otro lado, parece despertar muchos extraños fanatismos.”Por eso me gusta, porque dice lo que piensa”, lanza uno de los que le pide la foto. “Es el único que dice las cosas como son”, subraya otro. “Milei presidente”, le dice el primero de golpe. Y son varios los que se entusiasman: “Sí, Milei presidente”.El economista, con un admiradorPero no será posible, al menos eso dice él. Por el momento, tendrán que conformarse con Milei capocómico en un teatro de Mar del Plata. Por el momento, bastará con su auto definición: “Soy como un personaje de Puccini que se escapó de una ópera”.—¿El espíritu del show es empezar a meterte en el mundo del teatro o acercarte a la gente para tantear la respuesta?—Filosóficamente yo soy un anarco capitalista. Siempre digo: soy minarquista de corto (es decir, el Estado lo entiendo solo para seguridad y justicia), y anarco capitalista de largo. Yo siento un profundo desprecio por la política, no me interesa participar en ella ni nada que se le parezca porque la considero una actividad sucia, un robo, y en Argentina es mucho peor. Para mí el Estado es una institución violenta, por lo cual yo no quiero saber nada con eso.—¿No hay chance de Milei como candidato entonces?—Exacto, no tengo ningún interés en la política. Lo único que sí aceptaría es ser presidente del Banco Central, pero lo aceptaría para cerrarlo. Hay gente estúpida que cree que es una contradicción que odie la política y esté dispuesto a ser presidente del Central. Sí idiota, quiero ser el presidente para cerrarlo. Eso sería muy importante para mostrarle a la gente que el origen de la inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario.Hombre mirando al sudeste: Milei, en la playa—¿No sos muy fanático del peso argentino, no?—El peso es la moneda que emite el político argentino, y como los políticos argentinos son una mierda, el peso no vale nada, porque es el reflejo de esa basura que tenemos de políticos, que son los peores del planeta sin lugar a dudas.—O sea que estaría bien para vos que en el billete sigan habiendo políticos, para que estén relacionados a la moneda que producen…—A mí me da pena que a los pobres animalitos se los maltrate ligándolos con estos instrumentos nefastos. Estaría bueno poner fotos de los políticos más emblemáticos de la Argentina y dejar el Banco Central en manos de ellos mismos. Para que vean la mierda que va a terminar siendo el peso.—¿El público que te va a ver es gente que está de acuerdo con tus ideas, gente que va a aprender con vos, o gente a la que le divierte como sos? ¿Qué pensás?—Yo he notado que mi exposición, mi manera de pensar, ya está fuera del círculo rojo. Vos te encontrás con personas muy diversas. Hay que entender que las ideas de la libertad fueron estigmatizadas. Las ideas de la libertad son maravillosas y son las que sacaron a los individuos de la opresión. Difícilmente alguien pueda no identificarse con ellas, lo que sucede es que eso perjudica a los políticos, que son parásitos que viven del esfuerzo ajeno. ¿Qué produce un político? No produce nada, solo destruye. Lo único que crean son impuestos. ¿Y si vas a 100% de impuestos cuánto vas a producir? Nada.—¿Los ves realmente tan categóricamente malos a los impuestos?—El año pasado alguien desarrolló la idea de que la gente va contenta a pagar los impuestos. Pasó en Noruega, creo, que ganaron los liberales y dijeron: vamos a bajar la presión fiscal. Obviamente que toda la mierda zurda dijo que no, que cómo iban a bajar los impuestos si la gente los pagaba contenta. Entonces dijeron: bueno, vamos a bajar los impuestos y aquellos que creen que están pagando poco, voluntariamente pueden pagar más. ¿Sabés cuánto juntaron? Mil euros. Es decir, ni siquiera los zurdos que proponían esto resignaron un mango. A mí me tienen podrido. Son todos generosos con la guita del otro.El economista debutará este miércoles a la noche con “El consultorio de Milei”, en el teatro Centro de Arte RadioCity—En Canadá unos médicos pidieron que les bajaran el sueldo porque decían que cobraban demasiado. Esas son ideas progresistas.—Me gustaría verlo, porque desconfío. Yo el domingo estaba en el programa de Mirtha Legrand. En un momento explico que la redistribución del ingreso es hacer caridad con el bolsillo ajeno, que a alguien en el fondo le estoy robando lo que le doy a otro. Y en un momento (Roberto) Moldavsky me dice: ‘Ya me lo dijiste eso’. Y yo le digo: ‘Te lo voy a decir todas las veces hasta que lo entiendas’. ¿Sabés qué? Si estás tan comprometido con la caridad agarrá toda la guita que levantás en tu taquilla y regalásela a la gente. Se acabó la discusión. Es decir, ¿qué es el progre? Es un tipo que está muy consustanciado con las cuestiones de la caridad y pero quiere que se haga con el bolsillo ajeno.—¿Cómo ves el fenómeno Bolsonaro?—A mí me parece interesante que empiecen a aparecer los outsiders de la política. Digo, la política no va a arreglar esto. La política nos metió en esto. Te lo pongo en estos términos: vas caminando por la calle, viene un chorro y te deja literalmente en traje de Adán. ¿Qué chances ves de que vuelva a los 15 minutos y te diga: che, perdoname, me equivoqué, y te devuelva todo? Cero chances. Pero el chorro vulgar es éticamente superior al político porque te enfrenta, corre el riesgo de que le pongas una mano, que lo agarre la gente… En cambio el político utiliza el aparato represivo del Estado para robarte. Hoy para salir de todo esto tenés que hacer una reforma del Estado donde los que tienen que perder son los políticos. ¿Vos pensás que son capaces de perder sus privilegios? Olvidate. Usan a los pobres de excusa para no perder sus privilegios de casta.—¿Y Bolsonaro por ser un outsider creés que está a salvo de estas prácticas?—Yo adhiero a todo outsider de la política porque desde adentro no va a venir nunca la solución. Esto es una falsa democracia. Vos pensás que estás eligiendo entre el lobo y la oveja, y cuando le sacás la capucha a la oveja resulta que es el mismo lobo.Custodiado: dejará su huella en la arena de La Feliz—¿Ves en la Argentina que esté surgiendo un Bolsonaro? Algunos te mencionan a vos, otros a Espert, otros a Tinelli…—Yo estoy a favor de cualquiera que no venga de la política. A ver… a la luz de la mierda que fueron, ¿cuál es el problema con que el próximo sea Tinelli? No me molesta que sea Tinelli, no me molesta que sea (Alfredo) Olmedo, no me molesta que sea (José Luis) Espert, no me molesta que sea Mauricio D’Alessandro o (Héctor) Baldassi.—¿Hay alguno que te guste un poco más?—Bueno, yo soy amigo de Espert. Estoy más cerca de sus ideas que de toda la otra manga de zurdos que es este contexto político.—¿Espert-Milei es imposible pensarlo?—Es que a mí no me gusta la política. Yo me identifico más con la batalla cultural. Que me enfrentes a un político y poder mostrarle a la sociedad que son unos embusteros.—¿Se te animan los políticos en los programas de tele?—No, se corren. Sé de algunos que han pedido que yo no esté.—Cuando te enojás en los programas, ¿es un enojo verdadero o ya es parte del personaje? Es difícil creer que alguien se enoje así siempre.—No, yo no me enojo. Pero yo soy una persona muy apasionada. ¿Viste La rosa púrpura del Cairo, que hay un personaje que sale de la pantalla? Bueno, vos pensá en mí como un personaje de una ópera de Puccini que salió a la vida real. ¿Viste que los personajes de Puccini son todo apasionados y llevan todo al extremo y si no es así se matan?… Así soy yo, así vivo la vida. Yo no conozco los grises, los vomito, es blanco o es negro. Los grises es para los mediocres.Javier Milei conversando con turistas en Mar del Plata: las consultas sobre la realidad económica están a la orden del día (Fotos: Christian Heit / Teleshow)SEGUÍ LEYENDOLas revelaciones de Marcelo Tinelli: aspiraciones políticas, el “Bailando 2019”, el aporte de Larry de Clay al programa y cuál de sus hijos lo hará abuelo primeroEscuchá cantar a Javier Milei, el economista que subió a las tablas 

Fuente