Récord de piquetes en la Ciudad: en 2018 hubo un promedio de 4 por día

Viene desde 2001, pero en el último año explotó: en 2018, el fenómeno de los piquetes en territorio porteño registró su pico más alto en una década. Lo revela un informe privado, que contó 1.076 cortes de calle por manifestaciones, un 21% más que en 2017. Eso equivale a cuatro por día hábil, una frecuencia que ya lo convirtió en parte del elenco urbano estable, especialmente en el Centro.Para muestra no hace falta ir muy lejos en el calendario: este jueves, unos 10.000 manifestantes -según el Gobierno porteño- cortaron el tránsito para marchar con antorchas por la Avenida de Mayo desde 9 de Julio hasta el Congreso, en protesta contra los aumentos en las tarifas. También interrumpieron el servicio del Metrobus. Fue a las 18, justamente la hora del regreso a casa.

Mirá también

Kirchneristas, piqueteros y gremialistas marcharon contra la suba de tarifas

Diciembre. Distintas agrupaciones sociales y partidos de izquierda que se manifiestan en el Obelisco cortando parcialmente la 9 Julio./ Fernando de la Orden

En este panorama, no sorprende que la Ciudad de Buenos Aires haya quedado segunda entre los distritos del país en cantidad de piquetes. Sólo fue superada por la provincia de Buenos Aires, con 1.269 protestas, un 11% más que en 2017. Las organizaciones sociales lideraron la tabla (279) en la Ciudad, seguidas de cerca por los sindicatos estatales (243). Ambas fuerzas sumadas representaron casi la mitad de los cortes en calles porteñas, según este informe de la consultora Diagnóstico Político, basado en un relevamiento diario sobre más de 200 medios argentinos.

Mirá también

¿Por qué los piqueteros sí y los Uber no?

Mirá también

Piquetes sin solución: tras el protocolo “anti”, un proyecto para reforzar sanciones

El Gobierno porteño también arribó a un número significativo, aunque algo menor. Contó 796 piquetes durante 2018, según un informe del flamante Observatorio de la Movilidad, que estudia el tránsito y las variables que lo afectan, en un trabajo conjunto de la Secretaría de Transporte porteña y el Instituto del Transporte de la Universidad de San Martín. De acuerdo a la misma fuente, tres de cada cuatro cortes ocurrieron entre las avenidas San Juan, Libertador, Callao/Entre Ríos y Alem/Paseo Colón. Una concentración que hace que muchos esquiven el Centro.

Marcha. Manifestación contra la cumbre del G20 en la Plaza Congreso. No hubo disturbios. / Maxi Failla

Mirá también

Ciudad infernal: ya hubo más de 900 piquetes en Capital en lo que va del año

Newsletters Clarín

¿Qué hacemos este fin de semana? | Todas las propuestas para que organices tu finde.

Todos los sábados por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
“Dejé de agarrar la 9 de Julio porque me cansé de los piquetes ‘sorpresa’. El colmo fue un sábado, cuando cortaron la avenida por la marcha de ‘Salvemos las dos vidas’. Ahí me di cuenta de que ni siquiera un fin de semana se puede circular por ahí”, cuenta Fabián (30), que viaja todos los días en moto desde San Isidro hasta el barrio de San Telmo y ahora opta por Paseo Colón o Huergo.Existe un proyecto de reforma del Código Penal que endurece las sanciones.

Mirá también

Qué dice el nuevo Código Penal sobre las agresiones en los piquetes

Para Luis Cevasco, fiscal general de la Ciudad, “hay herramientas legales para frenar los piquetes: el Código Contravencional establece que para hacer un corte de calle hay que pedir autorización. De no hacerlo, hay una contravención en flagrancia, por lo que la Policía está autorizada a hacer que esta cese”.

Abril. Protesta de agrupaciones piqueteras en el Obelisco. / Diego Waldmann

Mirá también

Horacio Rodríguez Larreta: “Hay que modificar la legislación penal para poder detener a los violentos en las protestas”

Sin embargo, desde el Gobierno porteño aclaran que lo que hacen es “un análisis caso por caso: no es lo mismo un corte total hecho por 20 personas que una marcha masiva, de 10.000 o 20.000, en la cual las fuerzas de seguridad tienen que tratar de encauzar a los manifestantes y encontrar las vías alternativas de tránsito. El límite son los violentos, los encapuchados y los que rompen el espacio público”. Además, resaltan que buscan garantizar siempre que el transporte público continúe funcionando, especialmente el Metrobus, y que siempre se mantenga al menos uno o dos carriles despejados por sentido de circulación.

Mirá también

Observaciones al proyecto de nuevo Código Penal

A su vez, el 15 de diciembre se introdujo un cambio en el Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad que impacta en esta cuestión. Antes, si un colectivo escolar llevaba a personas a una marcha, se labraba una infracción por servicio de transporte indebido, que podía oscilar entre las 150 y las 1.500 Unidades Fijas (entre $ 2.677,50 y $ 26.775): el valor final dependía del criterio de la autoridad judicial o del controlador. Ahora, la multa por servicio de transporte indebido se fija directamente en 1.500 UF ($ 26.775) y, si se detiene el colectivo en movimiento, se le retira la licencia al conductor e incluso puede inhabilitárselo por hasta cinco años para manejar ese tipo de vehículos. Esa nueva normativa ya fue aplicada en la protesta del jueves pasado: de acuerdo a fuentes oficiales, se labraron multas y se retuvieron licencias en Carlos Pellegrini en sus cruces con las avenidas Córdoba y Belgrano.Pero, a la vista está, los cortes no sólo siguen: aumentan. “El incremento de las manifestaciones se conecta directamente con el aumento de la pobreza y la pérdida en los salarios”, destaca Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie, una organización con importante presencia en las protestas en la calle.Con todo, el dirigente social aclara también que “en los últimos años nunca recurrimos a interrupciones totales: procuramos manifestarnos en plazas o, si no, dejar carriles libres, porque es evidente que los cortes generan dificultad para encontrar empatía en la sociedad. Y necesitamos esa empatía para que nos acompañen en nuestros reclamos”.

Fuente