San Lorenzo-Huracán: el duelo también lo juegan los hinchas, pero en Barcelona

El Clásico de Barrio más grande del Mundo tiene una cita a la distancia. No se trata de un partido de Reserva. Tampoco de ninguna Liga de Veteranos. Es algo más íntimo, igualmente intenso. Sucedió en Barcelona, cerca de la casa de Lionel Messi. Allí cerca de donde alguna vez, San Lorenzo, en 1946 ofreció cátedra de fútbol. Retrata el diario Mundo Deportivo desde el lugar de los hechos: “Si el fútbol argentino muchas veces es noticia por la violencia, los negociados y los desmanes que abundan en su entorno, en esta ocasión la cosa va precisamente por los carriles opuestos, pasa por rescatar los valores que el juego tiene en su esencia y parte, una vez más, desde lo genuino de los verdaderos hinchas, esos que nada tienen que ver con los tristemente célebres ‘barras brava’. Y el escenario elegido para demostrarlo es nada menos que Barcelona”San Lorenzo y Huracán jugarán este domingo una nueva cita de este clásico nacido en 1915. Será por la 13ª fecha, postergado con polémica, con quejas del presidente de Huracán, Alejandro Nadur. Esta vez, muy lejos, tendrá una versión previa: en el CEM Bogatell, en el corazón del Poblenou, entre las bellezas de Barcelona, las filiales locales de ambos clubes se cruzaron.

Mirá también

El clásico de barrio más grande del mundo

Le cuenta a Clarín Paolo Renard Bazzaco, Presidente de Los Cuervos de Catalunya, socio número 88666: “Nuestra peña se inició en el 2007 con el campeonato ganado por Ramon Diaz. Jugábamos los Torneos de peñas y siempre estaban Boca, River, con el tiempo se sumaron Racing e independiente, pero nunca jugaba Huracán y la verdad era una lástima no poder contar con nuestro clásico de siempre… Y el otro dia viendo los quilombos del Superclásico, se me ocurrió demostrar que a 12.000 kilómetros podríamos jugar un clásico y mostrarle al mundo que se puede hacer sin violencia”.

Mirá también

El Clásico del barrio y de la paz

“Entonces me contacté con Gustavo y los quemeros de la filial de acá y les propuse la idea. Les pareció bárbaro lo mismo: demostrar que somos rivales, no enemigos”. Paolo añade: el domingo se van a juntar más de 70 cuervos en la sede de la Peña para ver el clásico. Señala: “A ver si ganamos y levantamos el nivel”.

Mirá también

Antonio Mohamed: “El fútbol argentino no puede mejorar si todos juegan a defender”

“Gustavo” es Gustavo Rebón, la cara visible de la filial Quemeros por el Mundo. No tenían un equipo resuelto, se armaron, practicaron un par de veces. Jugaron ayer. Los de San Lorenzo ganaron 16-2. Una goleada que poco tuvo de traumática. “La idea era otra: demostrar que podemos organizarnos, compartir un rato lindo de fútbol, en paz”, señala Gustavo vía Whatsapp. La derrota es un detalle. Hoy rezará por la victoria imporante…

Fuente