Para no ser pobre en la Capital una familia necesita 24 mil pesos por mes

La inflación volvió a golpear con mayor intensidad a los sectores de menores recursos. Según la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, en 2018 la canasta de indigencia de una familia tipo ( matrimonio y dos hijos) aumentó un 50,9%, ya que subió de $ 8.108,98 en diciembre de 2017 a $ 12.237,92 el mes pasado.
Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
En tanto la canasta pobreza, sin contar el alquiler, se incrementó el 47,6% y subió de $ 16.847,24 a $ 24.865,43.Para la Dirección porteña, la inflación promedio en 2018 fue del 45,5%. En consecuencia la inflación “de los pobres” resultó 2,1 puntos más alta y la inflación “de indigencia” 5,4 puntos porcentuales más.Además, para la Dirección porteña para que una familia tipo no sea considerada pobre ni atraviese una situación de “vulnerabilidad” necesitaba en diciembre pasado contar con ingresos superiores a los $ 31.349,71.  En promedio, los trabajadores registrados perciben $ 30.000 de sueldo neto, luego de los descuentos de jubilación y salud.  De qui se desprende que un trabajador-jefe de familia que se desempeña  “en blanco” puede ser pobre o “vulnerable”.Esto pasó porque los precios de los alimentos que componen la canasta básica de consumo que define la línea de indigencia aumentaron más que el promedio. El mayor impacto fue por el aumento del precio de la harina que impactó en todos sus derivados.Según el INDEC, en Capital y GBA, el precio de la harina subió de $ 11,03 a $ 30,32, es decir la friolera del 174,9% e incidió en el precio de los fideos secos que aumentó un 101% y en el precio del pan francés que subió un 81,2%.Por su parte, la yerba aumentó el 71,2%, manteca el 51,6% y el jabón “en pan” el 62,2%. En base a estos números se descuenta un mayor aumento del número de pobres e indigentes tanto en la Ciudad como a nivel nacional, porque, además, los niveles de inflación en muchas regiones del interior son más elevados que en la región metropolitana.La última medición oficial porteña – II Trimestre de 2018—marcó que había 565.000 pobres, el 18,4% de la población capitalina. De ese total, los indigentes sumaban 173.000, con un aumento de 59.000 indigentes con relación a un año atrás. Además había otras 288.000 personas en situación de vulnerabilidad (9,4% de la población porteña) porque sus ingresos no alcanzaban el valor de la canasta media de consumo.Así, entre indigentes, pobres, en situación vulnerable y clase media frágil, había 1.112.000 personas residentes en Capital, el 36,3%, que atravesaban por una situación de fragilidad social porque contaban con recursos que bordeaban o estaban por debajo de la línea de pobreza. En base a los números oficiales  a diciembre, se descuenta que el deterioro social porteño es ahora muy superior.La medición corresponde a la pobreza por ingresos, es decir, las personas, familias y hogares que tienen ingresos por debajo de la línea de pobreza o de indigencia.

Fuente