La política, en medio de cortinas de humo

Siempre el amanecer de un año electoral suele estar cargado de incertidumbres antes que de certezas. El fenómeno pareciera agudizarse en la Argentina por dos razones. Existe una notable fragmentación política. Todas las decisiones sobre alianzas o candidaturas están atadas a la precarísima situación económica, sobre cuya evolución no hay ningún diagnóstico en el cual pueda confiarse.Esa realidad condiciona al Gobierno y a Cambiemos, la coalición que lo sostiene. También a la principal oposición (peronista y kirchnerista) que intenta adivinar los movimientos de su adversario para comenzar a acomodar sus propias piezas.

Mirá también

Una medida para retomar la iniciativa y definir la campaña electoral

El macrismo se ocupó de levantar enormes cortinas de humo no bien quedó superado el primer mes estival. Se habían anticipado para el lunes, coincidentes con el regreso de Mauricio Macri a la Casa Rosada, dos cónclaves para empezar a delinear al camino hacia agosto (las PASO) y octubre. El regreso de la llamada mesa chica que viene emergiendo con interrupciones y alternancias. Siempre compuesta por el Presidente y Marcos Peña. También el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Desde septiembre pasado con el retorno del titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Frecuentemente, además, los radicales Mario Negri y Alfredo Cornejo. Para el mediodía del mismo lunes se había anunciado una cumbre de María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, también Peña, y su par de Buenos Aires, Federico Salvai. Ambos encuentros resultaron suspendidos.

.

Sobre el segundo había caído un aluvión de expectativas. Existió el trascendido intenso acerca de que comenzaría a analizarse la posibilidad del desdoblamiento electoral en Buenos Aires. A Macri no le pareció prudente. A la gobernadora tampoco, dado que no se observan condiciones objetivas para adoptar una estrategia definitiva. El Gobierno tiene en campo, en esta instancia, dos encuestas que apuntan a conocer cómo está la valoración social del Presidente. Había repuntado suavemente en diciembre. Pero la volatilidad del humor colectivo resulta grande. Enero ha estado marcado por dos asuntos: la agenda sobre inseguridad y lucha contra el narcotráfico que el Gobierno instaló con habilidad. Es la segunda preocupación general después de la crisis económica, frente a la cual el kirchnerismo, sobre todo, carece de respuestas. Pero también cobró notoriedad pública el anuncio de los tarifazos que el oficialismo realizó a fin de año y se acumularán durante el primer cuatrimestre. El transporte, en ejecución, la luz y el gas. El efecto del pago de las facturas con aumentos sensibles empezará a percibirse en marzo. Una cosa serían las protestas acerca de lo que puede venir; otra muy distinta, el momento en que los ciudadanos deban meter sus manos en los bolsillos.

Mirá también

Extinción de dominio: por las críticas al decreto, podrían habilitar el debate en el Congreso

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.widget.newsletter figure, .widget.newsletter .mt h4, .widget.newsletter .mt .data-txt, .widget.newsletter .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
De allí que el valor de las encuestas, aún las que están en marcha, puede ser muy relativa para definir un plan electoral. Tal argumento apuntala la inclinación de Vidal por no apresurarse. Mucho más, si se tiene en cuenta su convicción original: no cree en alquimias circunstanciales (el desdoblamiento) si no existe un repunte sólido en las percepciones sociales. La estabilidad financiera del verano ayuda. Pero haría falta un horizonte de la economía real algo más despejado.Vidal conoce muy bien lo que piensa Macri. Fue aquello que desgranó delante de los mandatarios radicales de Cambiemos cuando semanas atrás los recibió en Villa La Angostura. Allí estuvieron Gerardo Morales, de Jujuy, el mendocino Cornejo y Rodríguez Larreta. El Presidente solicitó que todo el armado electoral esté en función de su proyecto reeleccionista. Que se eviten, en lo posible, los desdoblamientos. Hubo coincidencia. Aunque fue la del momento. El jefe porteño nunca pensó en separar la votación en la Ciudad de la Nación.Jujuy va a adelantar sus elecciones. Gerardo Morales sería igual garantía para la reelección de Macri.La situación de los radicales tiene matices. No es lo mismo Jujuy que Mendoza. Porque en la provincia del extremo norte el liderazgo de Morales es indiscutido. Y su popularidad crece a medida que progresan los juicios contra Milagro Sala. La ex líder de la Tupac Amarú fue absuelta en diciembre en dos causas. Pero recibió una condena de 13 años de prisión como jefa de una asociación ilícita que manipuló fondos millonarios para la construcción de viviendas sociales de las cuales jamás se colocó un ladrillo. Cornejo, que es el mandamás de la UCR, no tiene reelección en su territorio. Su sucesión está envuelta en un enredo. La valoración de Macri en Cuyo es, por otra parte, bien pobre.Cornejo posee sus delfines. El ministro Martín Kerchner (apenas una letra de diferencia con el ex presidente) y el intendente de la ciudad capital, Rodolfo Suárez. Pero sin internas los radicales acostumbran a perder el nervio. Allí está el desafío de Julio Cobos y del economista Enrique Vaquié. La ficha inesperada del tablero es Omar Bruno De Marchi. Intendente de Luján de Cuyo. Delegado macrista que también aspira a pelear por el trono.

Mirá también

Del verano del dólar a la grieta sobre cómo pagar la deuda en 2020

Cornejo le hizo una observación a Macri sobre esa presencia inconveniente. Como no rescató ningún guiño favorable actuó sin dilaciones. Junto a las autoridades del PRO y de la Coalición resolvió mediante un documento que, en caso de desdoblamiento, quien sea candidato a gobernador no podrá serlo luego a diputado en las nacionales. Todo o nada para De Marchi.El Gobierno, pese a su discurso, no vería mal un adelantamiento en Jujuy. Por tres motivos. Podría exhibir una victoria en medio de un calendario de anticipos que, a priori, benefician a la oposición. La figura de Morales igual incidiría en la votación presidencial. Su compañero de fórmula es Carlos Haquim. Alineado con Sergio Massa. Si no hubiera desdoblamiento ese tándem correría riesgo de astillarse. En especial, si el ex intendente de Tigre cumple con su última palabra habitualmente zigzagueante: afirmó el fin de semana que será candidato a presidente. Sin alianza con Cristina Fernández. O con el kirchnerismo.

Mirá también

Alberto Rodríguez Saá se equivocó y tuvo que corregir la fecha de las elecciones

A ese montón de definiciones en Cambiemos, como le acontece al frente opositor, le resta bastante tiempo de maduración. En ese interín, el Presidente hurga en su laboratorio para no resignar la iniciativa política. El martes publicó en el Boletín Oficial el Decreto de Necesidad y Urgencia para colocar en vigencia el “Régimen Procesal de la Acción Civil de Extinción de Dominio”. Traducido: un mecanismo mediante el cual se pretenden recuperar bienes vinculados a la corrupción y el narcotráfico. El proyecto tiene estado parlamentario. Pero circula estéril, con una versión tutelada por el PJ, entre el Senado y Diputados.La determinación produjo el previsible cuestionamiento de la oposición. También, la objeción de conocidos juristas que apuntan que la ambición del decomiso de bienes sin sentencia –amén de crearle un problema futuro al Estado– podría ser declarado inconstitucional. Frigerio desechó tales críticas. Pero aclaró que si se alcanza consenso el proyecto podría ser finalmente enviado al Congreso. Quizás, otra nubecita de humo.

Fuente