Mindfulness erótico: las siete claves del sexo real

Siete claves. Media docena de secretos para vencer miedos, explorar el cuerpo y vivir una sexualidad sin culpas ni inseguridades. Esa es la propuesta de la pareja de sexólogos británicos Mike Lousada y Louise Mazanti en “Sexo real. Recupera tu inteligencia sexual con el mindfulness erótico” (Urano). “Una buena relación con la propia sexualidad es esencial para tener una vida plena”, aseguran. Para ellos, parte del problema que atraviesa la vida sexual viene de la mano del poder: “Los gobiernos intentan controlar nuestros hábitos sexuales prohibiendo o permitiendo ciertas prácticas sexuales como la homosexualidad, o controlando con sutileza la información que se proporciona a ciudadanos como los preadolescentes, el colectivo de género fluido y los ancianos”.Los especialistas afirman que desarrollar nuestra sexualidad no sólo tiene que ver con lo físico o lo erótico sino que es “básico para nuestra identidad”, y eso no se trata solamente de buen sexo. Entonces, proponen:

“Sexo real. Recupera tu inteligencia sexual con el mindfulness erótico” (Urano), de Mike Lousada y Louise Mazanti.

1. Comprender el deseo propio: los autores mencionan que si nuestros deseos internos entran en conflicto con las creencias inculcadas por otras personas, “suelen surgir problemas”. Este desencuentro entre lo que queremos y lo que pensamos que deberíamos querer puede ser profundamente doloroso. Por eso, aconsejan permitirnos ampliar la comprensión de lo que constituye el sexo y entenderlo no como una meta sino como algo que se debate entre energías sensuales y sexuales.

Mirá también

Mirá también

Simone de Beauvoir, la gran pionera del poliamor

Newsletters Clarín

Entremujeres | El horóscopo semanal, moda, bienestar, pareja, género y todo lo que te interesa

Todos los miércoles.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response)
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () );
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
2. Descubrir nuestra identidad sexual: aquí los especialistas se refieren a los “minipersonajes”, esos múltiples aspectos de la personalidad que aparecen en diferentes momentos. “Cuanto mayor sea el número de ‘minipersonajes’ con los que estés en sintonía, mejor desarrollarás tu personalidad y tu capacidad para disfrutar de sexo real”, sostienen. La virtud de esta multiplicidad es que permiten gozar de experiencias sexuales “más interesantes y variadas”. 3. Recuperar nuestro cuerpo: para los sexólogos, es vital permitir que la energía de Eros fluya por el cuerpo, lo cual finalmente cambiará la forma de autopercibirse. En ese sentido, destacan que “lo importante no es cómo sea nuestro cuerpo, sino cómo nos sintamos respecto a él”, al tiempo que añaden que “sólo cuando nos sentimos cómodos con nuestra desnudez somos capaces de sentir nuestro cuerpo”.

Mirá también

Mirá también

Relaciones “goals”: los momentos felices de la pareja en fotos

4. Hay que estar presente: “Aunque no es malo tener fantasías durante el sexo o conectar con imágenes mentales, es importante reconocer que en cuanto lo hacemos perdemos el contacto con la persona con la que estamos practicando sexo”, dicen Lousada y Mazanti. Así, agregan que uno de los mayores problemas en la intimidad sexual es la desconexión entre del cuerpo y la mente. Además, recomiendan hacer las cosas con cierta lentitud, para permitirse sentir “una gama más rica e intensa de sensaciones sutiles y sentimientos que, de otra forma, acaban perdiéndose”. 5. Comunicación auténtica: aunque requiere valentía y aún no parece ser propio de nuestra cultura hablar de sexo, una comunicación auténtica es esencial para un “sexo estupendo”, afirman los autores. A la hora de las fallas en la comunicación, un punto destacado son los límites: “Podemos encontrarnos haciendo cosas para complacer al otro que en realidad no deseamos hacer, ya sea por deber u obligación, incluso en relaciones románticas y seguras”. “El silencio es el cáncer del sexo”, concluyen.

Mirá también

Mirá también

Parejas estables vs “ENR” (energía de una nueva relación): cuando gana la adrenalina

6. Dar permiso: “Para permitirnos sentir placer, primero tenemos que darnos permiso para experimentarlo”, mencionan. En ese sentido, los sexólogos aseguran que “el permiso interior es lo que suscita el permiso exterior, y no a la inversa”. 7. Un placer, no una actuación: para cambiar la relación que mantenemos con el placer, sostienen, debemos ampliar nuestra definición de lo que es el placer sexual. Para ellos, el objetivo del sexo no debe ser el orgasmo. Escuchar al cuerpo y entender que el placer es un flujo de energía y no es algo fijo, ejes centrales de este punto.

Mirá también

Mirá también

Surfing: conocé la técnica sexual para tener orgasmos más largos e intensos

Fuente