Daniela Urzi: “Antes para ser modelo se necesitaba un talento extraordinario”

“Cuando te casás, querés que sea para toda la vida. Me parece que tampoco hay que forzarlo, las parejas van cambiando y a veces no funcionan más”.En un rato Daniela Urzi (43) tiene que tomar un vuelo de Punta del Este a Buenos Aires, la ciudad en la que planea quedarse este 2019. “El año pasado estuvimos mucho en Buenos Aires por un tema de salud de un familiar. Este año vamos a instalarnos definitivamente acá”, explica.Hace casi 20 años que Daniela no vive en Argentina, los últimos 6 su casa estuvo en Miami junto a su marido, Pablo Cosentino (48), y su hijo, Thiago (7). “Me costó un poquito acostumbrarme, pensá que yo me fui a los 20 o 21 años y ya no volví. Muchos de esos años estuve en Estados Unidos, en distintos lugares”, confiesa.La carrera de modelo de Daniela es de las más exitosas que se conocen en la historia del modelaje argentino, comparable con la de Valeria Mazza. De Roberto Cavalli, Hugo Boss y Armani a Victoria’s Secret, Revlon y Vichy, su larga carrera en las pasarelas y revistas de moda más importantes del mundo sólo se interrumpió con la llegada de Thiago en 2011.Desde entonces, la modelo empezó una carrera en fotografía que la llevó a exponer en Miami y publicar un libro, además de iniciar sus estudios en diseño de interiores en un instituto en Nueva York. De vuelta en Buenos Aires y con un hijo ya más grande, el 2019 tiene algo de nuevo comienzo.-Me imagino que tener un hijo que ya es más grande te habrá obligado a definirte un poco más, no podés ir y venir con la misma libertad…-Sí, igual lo estamos mandando a una escuela americana en Buenos Aires, que es lo más parecido a lo que tenía allá para que no sea difícil el cambio si nos volvemos a ir. Por ahora estamos pensando en pasar este año en Buenos Aires, pero nosotros no somos muy de planificar a largo plazo. Yo desde los 20 años que viajo por trabajo y Pablo también.“Yo tenía ganas de tener otro hijo y de hecho estuvimos unos cuántos años buscando, pero no se dio”-Tu hijo implicó un cambio enorme para vos, ¿te costó la decisión de tenerlo? -Me costó un poco, la verdad, no te voy a mentir. Mi trabajo me da una independencia y una libertad de viajar que con un chiquito es muy complicado. Es un trabajo que no tiene una rutina que te permita organizarte y decir “lo llevo a la guardería”. Viajás mucho, a veces te vas una semana entera, otras un par de días; con un bebé es muy difícil. Yo hice un parate de unos cuantos años y la verdad que hoy ya siento que todo es mucho más fácil, porque lo veo que es un nene que hace todo solo. Además, estando en Buenos Aires va a la escuela hasta las 5 de la tarde y la tengo a mi mamá cerca.-Igual me imagino que ese parate fue una decisión, hay modelos que vuelven enseguida….
-Sí, obvio. Yo me comparo con otras modelos que tienen varios chicos y trabajan muchísimo y no sé cómo hacen. A veces una elige estar trabajando porque se queda re tranquila sabiendo que hay alguien que lo cuida, ¡y me parece que también está bien! Pero es algo muy personal, no existe un único modo. Cuando nació mi hijo quise priorizar eso y estar todo el tiempo con él: sabía que quería criarlo yo. Quería que él aprendiera valores y esas cosas que uno les transmite estando con ellos. Hoy que lo veo cómo es y las mamás de sus compañeros me comentan que es re educado, siento que valió la pena.-¿No pensaste en tener más hijos?
-Sí, yo tenía ganas de tener otro y de hecho estuvimos unos cuántos años buscando, pero no se dio.Enfundada en un vestido Balmain junto al helicóptero de su amigo Eduardo Costantini-¿Cómo sos como mamá? -Comparada con Pablo, me doy cuenta de que soy mucho más relajada. Él es más miedoso y más obsesivo.-¿Cómo son en la crianza? ¿Es compartida la paternidad? -Mirá, cuando Thiago era bebé yo era la que me ocupaba de casi todo porque el principio es una etapa en la que el bebé mismo te pide más a vos. Ahora que ya está más grande, Pablo se ocupa mucho y yo recuperé mi tiempo sola. Ellos dos hacen muchas cosas juntos, comparten programas… En ese sentido creo que nos complementamos muy bien.-Volver al mundo de la moda después de años debe ser difícil. -Sí, totalmente. Para mí fue como volver a un mercado completamente diferente, es increíble cómo cambió todo. Hoy es raro que las marcas hagan campañas y ya no hay mucha gráfica… Igual, siempre hay un nicho. Yo también estoy más grande, ya no tengo muchas ganas de correr de acá para allá.Daniela en la tapa de Para Ti-¿Cómo te juega la edad? -Me parece que, más que nada en Buenos Aires, después de haber tenido una carrera afuera te buscan por otra cosa. Yo no creo que hoy me midan con la misma vara que a una chica de 18. De hecho, una de las últimas campañas que hice fue con una modelo que es muy chica. Cuando ves las fotos, notás la diferencia de edad y creo que es justamente eso lo que buscan. Siento que hoy todo el mundo es modelo, se tergiversaron las cosas. Ya no es como antes, que ser modelo era hacer algo fuera de lo común que muy poca gente podía hacer. Cuando yo empecé a trabajar en Estados Unidos, me dieron la visa O1: una visa que se otorgaba por un talento extraordinario. Antes para trabajar una necesitaba tener un talento extraordinario, yo no sé si hoy es así.EL AMOR DESPUÉS DEL AMOR. Hace 12 años que Daniela Urzi está en pareja con el empresario Pablo Cosentino. Se conocieron cuando ella tenía 30 años y una carrera ya consolidada; él representaba futbolistas y vivía entre Estados Unidos y Milán.La vida de la pareja transcurrió desde entonces entre Europa, Estados Unidos y Punta del Este, bastante alejada de la prensa local. Sin embargo, a mediados de 2017 la separación de Nicole Neumann y Fabián Poroto Cubero los salpicó con el rumor de un supuesto encuentro en Milán entre la rubia y el empresario. Entre desmentidas y rumores, un año después todo parece haber quedado atrás.”Nosotros nunca fuimos de exponernos, ni siquiera somos de ir a eventos, no nos interesa. Así que cuando pasó eso, la decisión que tomamos fue aislarnos un poco del tema”, explica Urzi.Con su marido y su hijo, Thiago.-No debe ser fácil igual, cuando todos hablan del tema.
-No, pero la gente siempre trata de generar esos líos. Nosotros tenemos unos valores importantes como familia, eso es fundamental. Igual, ya pasó mucho tiempo.-¿Creés en las parejas para toda la vida? -Yo creo que sí, que si encontrás el amor de tu vida por qué no. Hoy igual casi todas las parejas que nos rodean se están separando y es re triste; pero bueno, todo cambió tanto… Por ejemplo, estando en vacaciones veía cómo se manejaba el hijo de unos amigos: los chicos salen cada noche con alguien distinto, entienden las relaciones de otro modo. En las nuevas generaciones pareciera que la tradición de conocer a alguien y salir ya medio que pasó, no sé como será cuando mi hijo sea grande.“Comparada con Pablo, me doy cuenta de que como mamá soy mucho más relajada. Él es más miedoso y más obsesivo”.-¿Creés que con Cosentino vos encontraste ese tipo de amor? -Yo creo que eso es lo que uno piensa cuando se casa, querés que sea para toda la vida. Me parece que tampoco hay que forzarlo, las parejas van cambiando y a veces no funcionan más.Maquilló y peinó: Sofía Carnevale para Estudio Novillo.SEGUÍ LEYENDO:Gisela Dulko: “No extraño nada que tenga que ver con el tenis”

Fuente