Lo último en amenities: una plaza para perros con pasto autolimpiante

Así como la economía colaborativa vino a cambiar la forma en que la gente hace turismo, viaja o se mueve por la ciudad, también está empezando a cambiar el modo de vida. Compartir también puede ser sinónimo de bienestar, un pasaje de ida a la famosa fórmula win-win (todos ganan). Algo de eso vio Ryan Shear, el muy joven socio principal de la desarrolladora estadounidense PMG (Property Markets Group) cuando concibió XSC, X Social Communities, bajo dos principios “la vida es mejor en compañía” y “todos tienen derecho a amar el lugar donde viven”.Con apenas 35 años y una sonrisa que no se le borra de la cara, Shear está a cargo de la división de viviendas multifamiliares de la empresa. Ryan y su equipo se ocupan de XSC en Miami, Orlando, Fort Lauderdale y, también fuera de La Florida, en localidades como Denver y Phoenix.

Generosas vistas. X Miami está frente a la bahía.

En un mercado de condominios en alquiler un tanto saturado en el país del Norte, Shear sostiene que la idea de XSC es totalmente nueva. Es que en estos edificios no se trata sólo de usar los mismos amenities, sino de pasar buena parte de la vida con los vecinos. En la página web del edificio los usuarios que lo desean pueden poner su foto, nombre y profesión, y ver la de los otros, claro. Y si bien la mayoría de los departamentos son studios y monoambientes, también hay opciones de dos y tres dormitorios (cada uno con su baño privado, cuyas puertas se desbloquean desde el celular) donde el living, la cocina-comedor y el balcón son espacios comunes.“Aquí el lujo se cambia por experiencias únicas y oportunidades sociales en un entorno compartido y habilitado por la tecnología”, aseguran desde PMG. Si hasta hace pocos años las pantallas podían favorecer el aislamiento, ahora la tendencia parece haberse revertido. Todo se maneja a través del smartphone, que no solo se usa para todos los accesos a través de una app específica, sino que sirve también para enterarse de la agenda de eventos que se desarrollan en el edificio, e invitar amigos a sumarse (y habilitarles la entrada código QR mediante). Hay eventos entre 3 y 5 veces por semana, que van desde una clase de cocina oriental, hasta yoga con un maestro reconocido o charlas sobre el empoderamiento femenino.

Mirá también

Mirá también

Argentinos invierten en el distrito de arte de Miami

Sin embargo, vivir en XSC puede resultar más accesible que alquilar en un edificio de viviendas tradicional, dado que los cuartos son de menores dimensiones y se entregan totalmente amoblados según un presupuesto. Con todo, Shear sostiene que el factor económico no es la razón determinante de su éxito: “No creo que sea una cuestión de dinero, a mucha gente no le molesta tener un ‘roommate’, todo lo contrario, es una elección de vida, prefieren compartir”.Más allá de eso están los edificios en sí. “La clave, en principio, siempre es la ubicación. Luego, que el edificio sea sólido y ofrezca buenos servicios. Por último está lo que hacemos nosotros con los edificios: los administramos como un hotel, mantenemos cada detalle, estamos en contacto permanente”, concluye el desarrollador.Pero vayamos a un caso concreto. Apenas cruzando el Bayfront Park (el parque junto a la bahía y puerto, en pleno centro de la ciudad) se levanta X Miami, un edificio de 20 pisos totalmente permeable a la calle. Tan es así que recibe con un lobby-bar-conserjería abierto a todo el público. Livings con sillones de terciopelo por aquí y por allá, luces de neón que indican dónde está el mostrador para los interesados en alquilar y una barra de tragos que nada tiene que envidiarle a las más cool de la ciudad. Aquí se sirve el desayuno para los residentes y también se puede venir a tomar un smoothie, comer una ensalada o un sandwich.

Lobby. Con el estilo de cualquier bar top de Miami.

En esta misma planta hay un pequeño rincón con dos laptops, la sala donde se guardan las bicicletas (con infladores a presión y acceso directo a la calle) y uno de los amenities más novedosos: el package room. En la era de las compras on line, cuando un residente recibe un paquete aparece la información en su celular, acompañada del código que deberá tipear en un dispositivo parecido a un cajero automático y… voilà! Se abrirá el compartimento que contiene su producto. Estos cubículos son de distintos tamaños y tienen temperatura controlada.Desde este nivel también se accede a un patio muy colorido que puede reservarse para reuniones o meriendas, decorado con mesas, sombrillas y lucecitas. Y que pronto tendrá restaurantes abiertos hacia el otro lado de la calle.El área social ocupa toda la superficie de las plantas en el primer y segundo nivel, con sectores en doble altura y otros que balconean hacia los livings. Aquí hay salas de coworking de distintos tamaños, totalmente equipadas para reuniones de negocios, y también mesas de juegos para el relax. Está previsto habilitar como hotel los pisos 3 a 7 y en los pisos superiores, además de los departamentos, hay otra artillería pesada de amenities como un enorme gimnasio abierto las 24 horas con máquinas de última generación con pantallas y conexión bluetooth, salas de yoga, de danza y de spinning, una cocina comunitaria para eventos, minimercado con máquinas expendedoras, juegos de mesa y un “screening lounge” con una pantalla de 90 pulgadas.Pero tal vez lo más original se encuentre en el piso 18. Con columnas pintadas de colores primarios y pasto artificial autolimpiante nos recibe el “Pets paradise”, una plaza para pasear a la mascota sin salir de casa, que hasta tiene un banco como una plaza de verdad.

Pet’s paradise. Uno de los amenities más originales de X Miami, para disfrute de los perros. Tiene bancos como los de las plazas.

En el último piso reina la piscina, con decks, solarium, espacio para clases de gimnasia, plataforma para Dj con sistema de sonido y todo el equipamiento necesario para una fiesta al aire libre (o no). En una suerte de quincho high-tech hay cinco asadores eléctricos, heladeras y lavavajillas, mesas tipo picnic, sillones y camastros.¿Pero qué pasa puertas adentro? Los departamentos se alquilan totalmente equipados. Literalmente. Están amoblados (aunque el locatario puede pedir cambiarlo a su costo), y vienen ropa de cama, televisor de 55 pulgadas, consola de sonido, cuadros, tostadora, cafetera, platos, bols, copas, sartenes, ollas y cubiertos. Las mesadas son de cuarzo, todos los electrodomésticos (lavasecarropas y lavajillas incluidos) de acero inoxidable y los espacios guardado, de madera. Para el comando de los electrodomésticos, cortinas y climatizadores, todas las unidades cuentan con un dispositivo Alexa (el robot de Amazon que actúa como asistente personal).

Mirá también

Mirá también

El arte como motor del negocio inmobiliario

El conserje de X Miami asegura que los compañeros de unidad se eligen al azar y que no hay problema en que compartan departamento hombres y mujeres (si están de acuerdo). Una vez cada tres semanas se hace una limpieza profunda de las unidades, que está incluida en el alquiler.Y ¿qué pasa si hay conflicto entre los habitantes? Por contrato se puede cambiar de compañero hasta tres veces. Claro que hay que seguir algunas reglas: de 11 pm a 7 am no puede haber ruidos molestos y las visitas deben ser consensuadas. La intimidad, en estos casos, está un poco limitada, pero aún así la propuesta es un éxito. Es que con un alquiler que arranca en US$ 1300 (entre un 30 y un 40 por ciento más barato que otros edificios del Downtown) más su gran calidad de equipamiento, X Miami tiene una ubicación inmejorable. A seis meses de su inauguración la ocupación es del 75 %.

Fuente