Michelle Obama, lejos de la Casa Blanca, aún sigue cautivando

Cuando entra en escena, lo hace siempre a lo grande. Michelle Obama apareció la semana pasada por sorpresa en la entrega de los premios Grammy y en ese instante todo Estados Unidos ya hablaba de ella. Acompañada de estrellas como Jennifer López, Lady Gaga, Jada Pinkett Smity y Alicia Keys, la ex primera dama acaparó sin embargo toda la atención de la noche con sus palabras sobre la música que, según ella expresó, ayuda a la gente a compartir “su dignidad, sus tristezas y sus alegrías”.Mientras los invitados ovacionaban de pie, Michelle lanzaba un mensaje a favor del empoderamiento femenino, la diversidad y respeto a las diferencias. Al día siguiente, su aparición recorría las noticias del mundo. Su figura siempre irradia una luz que muchos anhelan y pocos atesoran.

Mirá también

Mirá también

Michelle Obama: “A veces hubiera tirado a Barack por la ventana”

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Enseguida surgió una encuesta que así lo corrobora. La consultora Gallup reveló que, por primera vez en 17 años, Michelle Obama superó a Hillary Clinton y hoy es la mujer más admirada por los estadounidenses. La siguen la presentadora Oprah Winfrey, luego Hillary y, en cuarto lugar, la actual primera dama Melania Trump. El ranking continúa con la reina Isabel de Inglaterra; la alemana Angela Merkel; la jueza de la Corte Ruth Bader Ginsburg; la actriz Ellen de Generes y la demócrata Nancy Pelosi.De inmediato surgieron las especulaciones políticas, los rumores de siempre: ¿Michelle se postula a la Casa Blanca? En un momento donde la oposición demócrata está atomizada, con más de 20 precandidatos –muchos de ellos ignotos- a la presidencia, la esposa de Barack Obama aparece como la figura rutilante, conocida en todos los rincones de Estados Unidos, que podría hacer frente a la reelección de Donald Trump.

La más popular. Michelle Obama niega las especulaciones sobre su presunta candidatura a la presidencia (AFP).

Michelle LaVaughn Robinson nació en 1964 en un barrio de las afueras de Chicago, en un hogar humilde que creía que la educación era la única vía para crecer. Desde pequeña se levantaba a las 4 de la mañana para estudiar y enfrentaba a los varones que la acusaban de “traga”. Pero su esfuerzo la llevó a estudiar en la Universidad de Princeton y luego recibirse de abogada en Harvard y más tarde integrar un prestigioso estudio jurídico de Chicago. En esa época conoció a otro joven abogado, un líder comunitario de nombre “raro” llamado Barack, con quien se casó en 1992 y tuvo dos hijas, Malia y Sasha.Ella lo acompañó en su viaje rumbo a la Casa Blanca y se convirtió en la primera afroamericana en habitarla como cónyuge presidencial. Nunca olvidó sus orígenes. “Me levanto todos los días en una casa que fue construida por esclavos”, fue una de sus frases más emblemáticas.

Saludos. El presidente Trump y su mujer, Melania, saludan a Barack y Michelle Obama en el sepelio del ex presidente George H.W. Bush (Bloomberg).

Se convirtió en una abanderada de la comida saludable y construyó una huerta orgánica en la mansión de la avenida Pennsylvania que ya no existe, escondida en medio de la comida chatarra que adora Trump. Carismática, excelente oradora, Michelle fue siempre una defensora de los derechos de las niñas y muchos recuerdan su paso por Buenos Aires cuando pidió a un grupo de adolescentes que fueran “brillantes, curiosas, que luchen por lo que quieran ser, luchen por lo que crean, por sus sueños”.Con su elegancia y su imponente metro con ochenta y cinco centímetros –como su marido-, fue ícono de la moda y las revistas femeninas la amaban cuando ella mostraba sus brazos torneados y lucía sus modelos de alta costura o de tiendas masivas. Todo lo que toca lo convierte en oro: su autobiografía “Belonging”, que salió a la luz en noviembre pasado, se transformó inmediatamente en un éxito editorial.

Mirá también

Mirá también

Premios Grammy 2019: El tiempo está a favor de las mujeres

Robert Y. Shapiro, profesor de Asuntos Públicos de Columbia University, no duda del talento de Michelle. “Es muy popular y carismática: inteligente, capaz e inspiradora, y los Obamas siguen siendo populares, sobre todo entre los sectores progresistas y los afroamericanos”, le dijo a Clarín. “Podría ser una potencial candidata a presidente si se involucrara más en la política y, en especial, se postulara primero a un cargo político inferior para establecerse un poco más”.Michelle ya ha dicho que no aspira a la Casa Blanca, pero es posible que haga campaña por otros candidatos demócratas en las elecciones del 2020.

Mirá también

Mirá también

Los Obama son las personas más admiradas en Estados Unidos y hay un argentino en el top 5

Para Julián Zelizer, profesor de Historia y Asuntos Públicos de Princeton University, Michelle “inspiró a muchos votantes en 2016 cuando se negó a meterse en la basura con Trump. También tomó una posición muy firme en temas como las relaciones raciales con una claridad que muchos políticos no consiguen alcanzar”.¿Puede ser candidata? “Si ella quiere, puede. Reúne muchos de los atributos que buscan los demócratas. Es una liberal sólida, un símbolo de la diversidad en la vida pública y una oradora potente”, dijo Zelizer a Clarín. Pero ella “va mucho más lejos. Es el tipo de figura pública que ha logrado un estatus de celebridad que se mueve más allá de las ‘bases’ y ‘partidos’ del establishment”.

Fuente