La intimidad del cumple de Mirtha Legrand

La mesaza de cumpleaños de Mirtha Legrand está servida. Chiquita cumplió 92 y lo festejó a lo grande el mismo sábado 23 en su piso de Libertador, en el barrio de Palermo, con una fiesta íntima para familiares y amigos. El reconocido ambientador Ramiro Arzuaga fue el responsable de decorar el piso de Mirtha. Se basó en el rosa –color preferido de la diva– y el verde agua de las paredes, para elegir manteles, flores –rosas de diferentes tonalidades en su mayoría– y jarrones en cobre. Las mesas en el living de la diva de los almuerzos. Arzuaga armó mesas de ocho y diez personas, más allá de la principal para catorce. Utilizó los distintos juegos de porcelana importada de la anfitriona, inclinándose por el de Hermès –con su cristalería a tono– para la gran mesa. Detalle de la vajilla de porcelana importada, propiedad de la anfitriona. Junto al ambientador Ramiro Arzuaga, responsable de la deco del piso de Chiquita. ¿El menú? La gente de Ital Past tomó la cocina de la conductora y sirvió un menú de tres platos. El primero incluyó langostinos empanados, brochetas, bocados de salmón, trufas de paté y tablas de quesos y fiambres. El segundo paso, risotto con champiñón y el tercero, lasagna. El postre elegido por la diva de los almuerzos para agasajar a sus invitados fue tiramisú. Cheers: Mirtha pide los tres deseos. Su amigo y asesor de imagen, Héctor Vidal Rivas, fue quien le acercó a la diva la torta cubierta con fondant blanco y con un cisne como topping -preparada por Paratutti–. También se sirvieron dos más pequeñas, con cobertura dorada, con los nombres de “Chiquita” y “Goldi”.  Tortas con fondant doré para Chiquita y Goldy. La anfitriona lució dos looks en su gran noche. Al comienzo, optó por un diseño de Iara, de encaje chantilly bordado con cristales, perlas y canutillos, en rosa empolvado. A las 12 de la noche y antes de solar las veletas, hubo cambio de vestuario: lució otro Iara, en tul bordado con cristales, en verde Tiffany. Mirtha by Iara, de encaje chantilly bordado con cristales, perlas y canutillos. AFECTOS DE SIEMPRE. Marcela Tinayre fue de las primeras en llegar al departamento de Avenida del Libertador, en Palermo. También fueron de la partida su nieto Nacho Viale –también productor, quien la semana pasada dio por cerrada la temporada de sus almuerzos y cenas en Mar del Plata–, su nieto menor Rocco Gastaldi (17) y su bisnieta mayor, Ámbar de Benedictis (16). Juana Viale no pudo ser parte porque está haciendo teatro en La Feliz. En animal print, su hija Marcela Tinayre. Nacho Viale, nieto y productor de la diva de los almuerzos. Sunieto menor Rocco Gastaldi (17) y su bisnieta mayor, Ámbar de Benedictis (16). La cumpleañera, que recibió presentes de Louis Vuitton y Ariete, entre muchos otros, bajó a saludar a la prensa y exclamó: “Hay que festejar y agradecer al Señor que me ha dado esta vida maravillosa. Estoy muy feliz, muy contenta, rodeada de mis amigos y mi familia”, cerró Chiquita. Agradecida: así posó para la prensa en el palier de su piso en Libertador. Entre sus amigos más íntimos, estuvieron Susana –quien llegó al volante de su Mercedes Benz junto a su hija Mecha Sarrabayrouse–, Teté Coustarot y Coca Calabró, viuda de Juan Carlos. Susana llegó al volante de su Mercedes Benz, junto a su hija Mecha Sarrabayrouse. Teté Coustarot, siempre cercana a la diva. Coca Calabró, viuda de Juan Carlos y amiga de la familia. Ignacio Viale del Carril, ex yerno de Mirtha, junto a su mujer, Mariana Virasoro. El doctor Mauricio D’Alessandro y su esposa, la abogada Mariana Gallego, con termo de regalo. María del Carmen y Claudia Álvarez Argüelles, dueñas del hotel Costa Galana. Por Ana van Gelderen. Fotos: Julio Ruiz y gentileza de Ramiro Arzuaga. SEGUÍ LEYENDO: Un imperdible recorrido por los elegantes looks de Mirtha Legrand en los Personajes del Año

Fuente