Ideas de viandas variadas para que los chicos no coman siempre lo mismo

La doble jornada escolar y la jornada extendida son opciones a las que cada vez más padres y madres recurren. Y, con ello, la preocupación sobre qué poner en la lunchera, en caso de que la escuela no cuente  con menú o decidan no contratarlo.”Los chicos pasan mucho tiempo fuera de sus casas, por eso las viandas tienen un rol muy importante; es un fiel reflejo de lo que se cocina y consume puertas adentro. A todos nos gusta comer rico y sano, la medida justa entre el placer y lo saludable, por eso a la hora de elegir el contenido debemos hacerlo de forma variada y armónica. Si bien es importante no realizar prohibiciones alimentarias en los niños, la alta disponibilidad de alimentos de mejor calidad, siempre será la mejor opción”, afirma la médica especialista en nutrición Virginia Busnelli, .La especialista aconseja planificar el menú semanal y y dejar la comida lista desde la noche anterior.También hace hincapié en que los platos incluyan entre sus ingredientes seis grupos de alimentos: carnes, cereales, frutas, lácteos, verduras y grasas de buena calidad. Y subraya que la comida debe ir acompañada de una buena hidratación, preferentemente, con agua.La directora médica de CRENYF ofrece ideas variadas y nutritivas para evitar que los chicos coman siempre lo mismo:✔️Croquetas realizadas con distintas verduras✔️Empanadas con diferentes rellenos.✔️Fideos y arroces.✔️Milanesas de carne, pollo o pescado.✔️Omelette de queso.✔️Sándwiches de carne, pollo y verduras.✔️Tartas de choclo, zapallito, pascualina, con agregado de quesos descremados.✔️ Y de postre: frutas de estación, yogurt con granola, barras de cereal, frutos secos.Para evitar intoxicaciones, es muy importante recalcar las condiciones de seguridad alimentaria a la hora de preparar la vianda. “Se requiere exclusiva atención al momento de la cocción, temperatura, conservación, envase, transporte y refrigeración. Se recomienda agregar en la lunchera geles refrigerantes o hielo para mantener la temperatura de los alimentos que se encuentran dentro de ella. En cuanto al guardado, preferentemente utilizar recipientes poco profundos para acelerar el proceso de enfriamiento”, precisó la médica.Y concluyó: “Educar a los niños al momento de comer depende de nosotros, los adultos. Alimentarlos saludablemente, que conozcan los alimentos, y el compromiso de toda la sociedad para disminuir los índices de obesidad en Argentina que -lamentablemente- crecen a pasos agigantados. Intentemos que cada comida sea una oportunidad para crear hábitos saludables y estar atentos a las recomendaciones de los profesionales del área de salud, que son los que más saben”.

Fuente