Al menos 7 mil chicos de Moreno siguen sin clases porque no terminaron las obras

Milagros Manzano tiene 13 años y, como tantos otros chicos de Moreno, el lunes su escuela no abrió las puertas porque las obras destinadas a garantizar la seguridad del edificio para alumnos y docentes aún no terminaron. Y este problema no sólo la afecta a ella sino a miles de chicos que, tras haber perdido un tercio del ciclo lectivo 2018, arrancaron nuevamente el año sin clases. Mientras que desde Provincia dicen que el problema afecta a 14 servicios educativos, los docentes aseguran que son más de 40.“Estoy buscando vacante en otra escuela porque siento que mi hija no aprendió nada porque desde agosto que no tiene clases”, lamenta Gabriela Maguna, madre de Milagros, una alumna de la Secundaria N° 36.

El cartel en la puerta de la Primaria 1 de Moreno anunciando que no comienzan las clases.

El Ministerio de Educación de Provincia esperaba que todas las escuelas estuvieran listas para el inicio de clases, pero reconoce que 9 de los 195 edificios que funcionan en Moreno no abrieron sus puertas. Esto involucra a 7 mil alumnos de 14 primarias, secundarias y jardines. “Hubo algunas demoras en las obras, pero entre el 18 y el 25 de marzo todas van a abrir sus puertas”, asegura Francisco Pigretti, director de Gestión Administrativa del Ministerio de Educación.

A fines de octubre de 2018 volvieron las clases a la escuela 49, que había sufrido una explosión.

Además de los 9 edificios que no comenzaron las clases, desde Provincia reconocen que hay otros 20 que no iniciaron los trabajos por reclamos puntuales de directivos o padres respecto a la obra o por demoras en la limpieza. “Estamos atendiendo cada caso para achicar los tiempos lo más que se pueda”, aseguran. Afirman que se trabajó en todos los edificios del distrito y, además de las necesidades particulares de cada uno, se hizo eje en tres puntos básicos: techos nuevos en aquellos en que había filtraciones, renovaron las instalaciones eléctricas y reacondicionaron las instalaciones de gas o se optó por pasar a equipos eléctricos.En contraposición con los datos de Provincia, desde SUTEBA Moreno aseguran que las escuelas sin clases superan las 40. “Si no ponen ritmo de trabajo y recursos no van a terminar. Las familias no pueden comprender cómo después de tantos meses las escuelas no están listas”, señala Mariana Cattaneo, secretaria general de Moreno.

Mirá también

Mirá también

En una escuela en Villa Bosch, María Eugenia Vidal agradeció a los docentes que arrancaron las clases

Según Hernán Pustilnik, docente de la Escuela 49 en la que perdieron la vida la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez tras una explosión, “hay mucho parche y por eso en unos meses van a volver los problemas”.Las familias están teniendo una participación activa y, para hacer un seguimiento de las obras y sin ningún tipo de bandería política, un grupo de alrededor de 100 padres conformaron la comisión Familias por la Escuela Pública y lograron ser parte del Comité de Crisis que se reúne cada 15 días para analizar la situación de las instituciones. Está integrado también por gremios, docentes, directivos y organizaciones sociales. “Nos dividimos y recorrimos todas las escuelas porque a mí no me interesa que solo mis chicos empiecen las clases, sino que lo puedan hacer todos y en condiciones seguras”, destaca Gustavo Azas, padre de dos alumnos de la Primaria N° 36 del barrio La Victoria.

Mirá también

Mirá también

Cayó un pedazo de mampostería en plena clase y hubo dos nenes heridos

En las escuelas que perdieron clases en 2018 y que pudieron arrancar este ciclo, los docentes están realizando un diagnóstico para poder analizar si hay temas del año anterior que deban ser reforzados. “En febrero se bajaron desde la Dirección General documentos de apoyo para planificar los contenidos prioritarios que deban compensarse”, explica Adriana Frega, directora de Inspección General del Ministerio de Educación.HS

Fuente