Respiro del dólar por el FMI, el maíz y una amenaza riesgosa

En otra semana de sube y baja, el viernes le tocó ceder al dólar mayorista más de 2% y oscilar en $40. Una baja sensible.Con ese movimiento el alivio llegó a los mercados y a la Casa Rosada. El ministro Nicolás Dujovne se bajó del avión que los trajo de Washington el viernes y fue directo a Olivos a contarle al presidente Mauricio Macri el alcance del permiso del FMI al Tesoro para vender  US$9.600 millones en el mercado, hacerse de pesos y, esencialmente, para tratar de mantener al dólar bajo control.Un dólar mayorista por debajo de los $40 habla de una baja de 4% respecto a la cotización de fines de septiembre cuando estuvo en $41,25, el mayor nivel del período medido punta contra punta.

Mirá también

Mirá también

Dólar, tasa, FMI y Broda en el cóctel de la incertidumbre

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Dujovne también resaltó que un largo convoy de camiones frente al puerto de Ramallo  se apretaba a embarcar miles de toneladas de maíz en lo que se considera el comienzo de la etapa de entrada fuerte de dólares de la cosecha.Es la exportación de maíz la que le daría más caja al campo en el corto plazo. No se espera tanto ahora de la soja. Los exportadores creen que los productores podrían postergar la entrega del producto a la espera de mejores precios.Que los US$ 9.600 millones del FMI se empiecen a volcar al mercado a razón de US$ 60 millones a partir de abril implica más oferta de divisas en un contexto en el que los pesos serán muy escasos, según lo anunció el titular del Banco Central, Guido Sandleris.La amenaza de Sandleris contra la inflación consiste en que secará el mercado para que, ante la falta de pesos, las tasas de interés se hagan fuertes y así favorezcan la disminución de stocks.Esa lógica, por cierto primaria, sea apoya en que la presión de las tasas sea tal que los vendedores opten por bajar los precios en la búsqueda de conseguir pesos para financiarse o colocarlos a plazo fijo.El trasfondo de esta táctica contra la inflación tiene el doble objetivo de que la tasa de interés le gane a la inflación y ayude a mantener a raya al dólar. La experiencia reciente  le permitió a Sandleris decir que el jueves que si el aumento de tarifas, la inflación de febrero de 3,8% hubiese sido de sólo 2,9%. Una enormidad.

Mirá también

Mirá también

Freno a las tarifas: qué hará el Gobierno con el pedido radical

Mientras Dujovne se saca responsabilidades de encima negándose a hacer pronósticos de inflación, los analistas privados creen que finalmente en mayo el costo de vida podría volver a crecer por debajo del 2%.En la Argentina insólita después de seis meses de dólar prácticamente quieto medido entre puntas y de vigencia de una política monetaria muy contractiva la inflación todavía no converge al 20% anual que viene siendo el promedio de los últimos años. La inflación marca 51,3% en el último año y apunta, según las expectativas de los analistas privados, al 29% para el fin de este año.El trasfondo del conjunto de medidas de los últimos días repite un clásico del corto plazo de la economía argentina: hay un prestamista del exterior, están los dólares del campo y una tasa de interés en pesos del orden del 64% anual para los bancos, que permiten ganancias financieras para pocos, y una posible estabilidad cambiaria que se transforma en el principal argumento económico para el oficialismo en los meses previos a la elección.En este contexto queda relegado el impacto negativo de las tasas altas sobre las ventas, la marcha de las empresas e, incluso, sobre la recaudación impositiva.La recesión golpea fuerte (a pesar de que se empieza a hablar de que la economía “tocó piso”) y la disminución de la recaudación previsional en términos reales habla a la claras de los problemas de empleo en la industria y el comercio. Sobre el fin de semana en el Banco Central, en Economía y en la Casa Rosada creían haber superado otro temblor cambiario y encaminarse a la tan ansiada estabilidad del dólar.En forma simultánea, los operadores del sistema financiero también mostraban cierto alivio por la suba de las acciones y la recuperación de los bonos después de semanas de flojedad. “Hoy pedimos pizza” decía el viernes un experto operador financiero para festejar que otra tormenta habría quedado atrás.

Fuente