Chicago hace historia: tendrá por primera vez una alcaldesa negra

Chicago es una ciudad de contrastes. Por un lado, en la zona del downtown florecen los emprendimientos, su arquitectura cuenta con algunos de los exponentes más exquisitos de la historia de la disciplina y el turismo acude en masa a conocer y pasearse por nuevos desarrollos a la vera del río.

Mirá también

Mirá también

Racismo, desigualdad y pobreza en Chicago: la epidemia de la violencia

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Las zona sur y oeste, por otra parte, cuentan con índices de inseguridad y violencia que se registran entre los más altos de Estados Unidos. A los enfrentamientos entre delincuentes hay que sumarle la tensa relación que la población mantiene con la policía, de la cual desconfía por su tendencia a criminalizar a jóvenes de raza negra prácticamente por default.Dentro de este escenario, Chicago se prepara para unas elecciones municipales de las cuales se sabe de antemano serán históricas: por primera vez, la ciudad tendrá una alcaldesa negra. Luego de los comicios generales en febrero (en la que participaron 14 candidatos), en la segunda vuelta quedaron Toni Preckwinkle y Lori Lightfoot, dos mujeres de perfil distinto que apuntan a quedarse con el cargo que dejará vacante el alcalde saliente, Rahm Emanuel.

Toni Preckwinkle. / AP

El ex jefe de Gabinete de Barack Obama, quien asumió como alcalde en 2011, renunció a presentarse por tercera vez luego de que arreciaran las críticas por su reticencia a hacer público el video del asesinato de Laquan McDonald, quien fue ultimado por la policía.La llegada de Preckwinkle y Lightfoot a la definición de las elecciones supone un cambio de guardia importante en la historia política de la ciudad. En la primera vuelta fue derrotado quien era hasta ese momento el máximo favorito, William Daley, hermano del alcalde que más años estuvo en el cargo, e hijo del que le sigue en años de permanencia en el poder. Hasta ahora, una sola mujer había llegado a ser alcalde de Chicago: Jane Byrne, en 1979.Dos perfiles distintos para un mismo cargoToni Preckwinkle tiene 71 años y es una política con una larga carrera. Su principal carta de presentación es, justamente, su experiencia navegando las aguas del establishment político de la ciudad. Actualmente es presidenta del Partido Demócrata en la junta del condado. En la primera vuelta en febrero, recibió el 16% de los votos.

Mirá también

Mirá también

Fin de semana sangriento en Chicago: 12 muertos, 66 baleados y cero arrestos en 3 días

Enfrente suyo estará Lori Lightfoot, una abogada de 56 años que cosechó el 17% de los votos en los comicios de febrero. Si bien trabajó un tiempo en la fiscalía del Estado, hizo el grueso de su carrera como miembro de un estudio privado, y logró visibilidad pública al ponerse al frente de la indignación que causó en la ciudad el asesinato del joven negro Laquan McDonald. De ganar, Lightfoot se convertirá además en la primera mujer gay en llegar a ser alcalde de Chicago.

Lori Lightfoot. / REUTER

Si bien las mujeres están “hermanadas” por el hecho de que estos comicios serán históricos, no importa cual de ellas triunfe, hay diferencias notorias entre ambas, y ellas se encargan de enfatizarlas. “No soy una mujer que decidió subir por la escalera de la corrupción política. No tengo el cargo de ‘titular de comité’, o ‘jefe de partido’ de ninguna asociación”, afirmó Lightfoot en un debate el mes pasado, en clara alusión al historial de su contrincante, y al hecho de que forma parte de la “maquinaria” partidaria política local. En un segmento que salió por los medios, acusó a Preckwinkle de tener conexiones con muchas figuras poderosas del establishment político local, incluida una persona que está actualmente  bajo investigación. Preckwinkle, por su parte, le enrostró a su rival su falta de experiencia en cargos de gestión, y dijo que el cargo en disputa “no es un puesto de nivel básico” para empezar a trabajar en la esfera pública. A su vez, hizo circular avisos en los medios en donde buscaba retratar a Lightfoot como alguien cómplice de la policía, ya que la abogada trabajó como supervisora de procedimientos policiales bajo gobiernos anteriores. A pesar de sus diferencias, las contrincantes tienen puntos en común, y hay ciertas políticas e iniciativas para la ciudad en las que coinciden. Ambas apoyan la construcción de un casino en Chicago y modificaciones al sistema impositivo, de manera tal de que quienes ganen más, paguen más impuestos. 

Mirá también

Mirá también

Estupor en Chicago: torturan a un chico discapacitado y lo muestran en Facebook live

En su campaña, Preckwinkle se mostró a favor de que los emprendimientos en el centro de Chicago sigan adelante, pero no a costa de recursos para los barrios periféricos. Plantea hacer reformas a la justicia e implementar un programa de viviendas sociales.Lightfoot, por su parte, se enfocó en invertir recursos para impulsar las zonas más castigadas de la ciudad, como así también en combatir la corrupción gubernamental, un problema endémico que Chicago sufre prácticamente desde su origen. Fuente: La Vanguardia y AP

Fuente