Qué tiempos aquellos

Repasemos algunas noticias, con una salvedad que se hará al final. Daniel Scioli dijo: “La gente está con bronca y tiene razón”. La presión impositiva creció en especial sobre los monotributistas. El congelamiento de precios no impidió el aumento de la canasta básica y de la inflación, disparada por el aumento en las naftas. La Justicia suma denuncias contra Lázaro Báez. El hombre a cargo de manejar la economía viajó a Washington para rendir cuentas ante el Fondo Monetario Internacional, mientras, el FMI analiza cuáles hechos influyeron de forma negativa en la economía argentina. Persiste el conflicto docente en la provincia de Buenos Aires: los gremios amenazan con nuevos paros. Una multitud marchó contra el gobierno en distintos puntos de la Capital. Se suman nuevas denuncias por la llamada “ruta del dinero K”. El ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, dijo que la economía argentina “está en recesión” y una encuesta muestra expectativas negativas sobre el futuro económico. Ahora, la salvedad. Todas las noticias que usted acaba de leer, pertenecen a abril de 2013, hace exactos seis años, cuando gobernaba Cristina Fernández, Scioli era gobernador de Buenos Aires y el ministro de Economía que iba al FMI era Hernán Lorenzino.Una oración por Notre Dame

Vigilia en París, este miércoles 16 de abril, junto a la Catedral de Notre Dame, luego del incendio que destruyó sus techos y la aguja de su torre principal (AP Photo/Kamil Zihnioglu)

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_tenesquesaber”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_tenesquesaber”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Dios salve a Notre Dame. El incendio de la catedral parisina deja en cenizas una parte vital de la cultura de Occidente. Notre Dame es Víctor Hugo, es el esfuerzo de doscientos años por levantarla, entre el 1100 y el 1300, es más que la fe, es más que una fe precisa, es más que un templo o un refugio o, como fue alguna vez, depósito de alimentos; es más que la desmesura de Napoleón, que allí se coronó emperador, es más incluso que los peregrinos que esmerilan sus pisos cada día de todos los años, a fuerza de pies y de rezos. No es verdad que el fuego purifica. Tampoco es posible que Dios esté tan desatento.

Fuente