A 20 años de la masacre de Columbine, el temor no cede

Por DANA GOLDSTEINUno tiene que presentar la licencia de conducir para que sea escaneada y verificada. Permitir que le tomen una fotografía. Pasar sus pertenencias a través de un detector de metales.Bienvenido a la escuela de su hijo.Veinte años después del tiroteo en la secundaria Columbine, visitar una escuela puede asemejarse a ir al aeropuerto. Mochilas transparentes y oficiales armados son presencias comunes en los campus escolares de Estados Unidos. Al igual que los entrenamientos de “correr, ocultarse, pelear”, llenos de consejos sobre cómo sobrevivir a un tirador activo.Cientos de millones de dólares públicos se han destinado a “endurecer” las escuelas para protegerlas de la pesadilla de todo padre: algo como el tiroteo de 1999, en el que dos estudiantes asesinaron a 12 de sus compañeros de clases y a un maestro en la secundaria en Colorado, y desencadenaron un debate sobre la violencia con armas y la seguridad en las escuelas de Estados Unidos.Pero incrementar la seguridad nunca mitigó las ansiedades. Los estadounidenses creen que las escuelas son más inseguras hoy que hace dos décadas, de acuerdo con una nueva encuesta —incluso a pesar de que los datos federales muestran que, en casi todas las medidas, las escuelas se han vuelto más seguras.Un sondeo reciente descubrió que el 74 por ciento de los padres con hijos en edad escolar y el 64 por ciento de las personas sin hijos creían que las escuelas eran más peligrosas hoy que en 1999.La serie aparentemente interminable de tiroteos masivos no ha ayudado. Newtown. Parkland. Santa Fe.Los homicidios son una de las causas principales de muerte para la juventud estadounidense, pero la mayoría ocurre en el hogar o el barrio.Los niveles de crímenes en las escuelas se redujeron entre 2001 y 2017. El número de estudiantes de entre 12 y 18 años que reportó ser víctima de un crimen violento en la escuela durante los últimos seis meses cayó del 2 al 1 por ciento.El terror singular de los tiroteos masivos significa que ocupan un lugar crucial en los temores de los padres, incluso cuando siguen siendo poco comunes. Hubo 37 incidentes con un tirador activo en escuelas estadounidenses entre 2000 y 2017, un promedio de entre dos y tres episodios de ese tipo por año. Esos acontecimientos dejaron un saldo de 67 personas muertas y 86 heridos, de acuerdo con los datos federales.Jagdish Khubchandani, profesor en la Universidad Estatal Ball, en Indiana, advirtió que el dinero gastado en seguridad para escuelas iba acompañado de otros costos: menos fondos destinados para enfermeras, orientadores o enriquecimiento académico.“Uno entra a una escuela y casi está en una zona militar”, dijo Khubchandani. “¿Es eso propicio para la educación?”.© 2019 The New York Times

Fuente