Una campaña busca que los venezolanos que viven en la Argentina se reencuentren con sus perros

Para la caraqueña Marlin Borges es maravillosa la iniciativa de la campaña para reunir fondos y empezar a traer los perros de los miles de venezolanos que están en la Argentina. “Me parece genial, muchos dejaron a sus mascotas, que son parte de la familia, que sufrieron horrores cuando quedaron al margen de la pirámide, porque la prioridad siempre son las personas”. Aníbal Muñoz, de Maracaibo, entiende perfectamente el sufrimiento de los inmigrantes que dejaron abandonadas a sus animalitos, “un dolor tan fuerte como el de despedir a un familiar, son heridas irreparables”. Ronald Martínez, de Nirgua, habla de “ingeniosa y polémica iniciativa. Me sorprende, ojalá se dé, habría que dar a conocer este tipo campañas”. Esteban Gregoriadis, de Caracas, conserva el sueño de “poder volver a ver a Nemo, el perrito que formó parte de nuestra familia y por el cual mi hijito pregunta todos los días qué pasó”.Para ellos y tantos otros miles de venezolanos que residen en la Argentina, adonde llegaron en los últimos tiempos huyendo de la desesperanza y el desasosiego que significa vivir hoy en Venezuela, asoma una luz de ilusión, una posibilidad no tan remota para reencontrarse con el amado perrito.”Estamos convencidos de lo que queremos y lo que queremos es que la mayor cantidad de perros dejados de lado en Venezuela por fuerza mayor se reencuentren con sus dueños”, dice Gabriel Gagliardoni, el vocero de la campaña #YoHiceFelizAUnPerro (http://www.yohicefelizaunperro.org/), lanzada por la plataforma digital paseaperros.com el 29 de abril, el Día del Animal y se extenderá, el primer paso, durante 40 días. “El objetivo de este primer paso es reunir 4.000 dólares para traer los primeros 12 perros”.

Mirá también

Mirá también

Oro y yo: tuvo un infarto en el Himalaya y su perro fiel lo ayudó a volver a la montaña

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
El puntapié inicial de la novedosa iniciativa fue que “muchos venezolanos paseadores de perros, que viven en la Argentina se han contactado para manifestarnos que extrañan a sus perros, que si nosotros podemos hacer algo”. Esa inquietud movilizó a los cinco representantes de la plataforma y se pusieron en marcha para llevar a cabo lo que, en un principio, sonaba a utopía. “Estos amores hay que sentirlos en el alma para comprometerse a tamaña empresa. A mi me pasó con Bongo, al que tuve que dejar en Caracas con mi madre”, hace saber Gagliardoni, de 26 años, que vive en Buenos Aires desde 2015.”Sentirlos en el alma”, expresa Gabriel, que es un fundamentalista amante de perros, sentimiento que se vio postergado porque una vez abandonado su hogar natal, donde tenía a Bongo, ya como inquilino en Buenos Aires no tenía permitido tener mascotas en el departamento “Me invadía un sentimiento de nostalgia cuando llegaba a casa. Algo tenía que hacer pero no sabía qué… Hasta que se me ocurrió ofrecerle a mi vecino pasear gratis a su perro”.  Entre caminatas y paseos, se le pasó por la cabeza que “muchas personas no tienen el tiempo suficiente para estar con sus perritos”. Y allí empezó a pensar en grande, a idear esto del ansiado reencuentro a miles de kilómetros de distancia…¿Cómo recolectar el dinero, es la gran pregunta? Gabriel sabe que no será sencillo, “sobre todo viniendo de mis compatriotas que apenas pueden tener dinero para sobrevivir en la Argentina. Pero tenemos confianza en la solidaridad del pueblo argentino y también en la colaboración de importantes empresas relacionadas al turismo y la gastronomía, que serían nuestros sponsors”.

Nuevo compañero. La tristeza de dejar a Bongo en Venezuela se vio aliviada con el encuentro de Zukko, el inseparable amigo de Gabriel desde hace dos años.

Desde el 29 de abril la noticia se ha expandido a lo largo y a lo ancho, por lo que desde paseaperros.com tienen esperanza de que podrán realizar el primer objetivo. “No somos improvisados, al contrario, en Venezuela tenemos gente que trabaja con nosotros, que se encargará de todo lo que se refiere a cuestiones administrativas: los permisos, las vacunas y depositar a los perros en el avión. La salida de animales requiere una serie de pasos engorrosos, que necesitan de entendidos que se ocupen desde allí”, explica Gabriel.Remarca este emprendedor lo importante que es que esta campaña llegue a la mayor cantidad de gente posible. “Por eso es esencial las notas publicadas en los medios, twitter, instagram, todas las redes sociales que repliquen lo que estamos llevando a cabo. Apuntamos a recaudar fondos como sea”.

Mirá también

Mirá también

Día del animal: la historia del caniche “Limoncito” y el destino de los 7 perros torturados en un video viral

Con un optimismo a prueba de balas, Gagliardoni piensa que el primer objetivo se cumplirá y que habrá que elegir qué mascotas traer. Entonces, ¿cuál será el criterio de selección?  “Confeccionaremos una web donde estarán todas las personas venezolanas que se vayan registrando que quieran reencontrarse con sus perros. Y lo que haremos, que nos parece más justo, es hacer un sorteo oficial, con los primeros diez o doce beneficiados por la campaña”.Estima Gabriel que el número de inscriptos será muy alto, por lo que ya va avisando que, lamentablemente, no podrá traerlos a todos. “Hay que tener paciencia y permitir que esta campaña se establezca y crezca, porque tenemos mucha fe en que esto va a llegar muy lejos. No sólo en Argentina hay venezolanos que se han separado de sus pichichos, también en Colombia, México y Chile, por lo que somos ambiciosos”.

Fuente