En una sierra en la India, descubren piedras con mensajes del pasado

Por JAMES GORMANRAJAPUR, India — En lo alto de una sierra rocosa a un día de ruta al sur de Mumbai, Sudhir Risbud iba de un petroglifo a otro, señalando el casco de un barco, aves, un tiburón, figuras humanas y dos tigres de tamaño real.Risbud estaba haciendo una visita guiada a unas dos docenas de figuras talladas en una roca dura y agrietada llamada laterita.Los grabados son sólo una muestra de 1200 figuras que Risbud y Dhananjay Marathe, ingenieros y naturalistas, han descubierto desde 2012. Los dos hombres son parte de una tradición de arqueólogos amateurs, según Tejas Garge, jefe de la Dirección de Arqueología y Museos para el Estado de Maharashtra, y los petroglifos que descubrieron equivalen a un tesoro de importancia internacional.

Arqueólogos en una cueva en el Estado de Maharashtra han hallado herramientas para piedra que son característicos del Mesolítico (Atul Loke para The New York Times).

Es la colección más reciente de arte en roca que se une a otras imágenes dejadas por pueblos de la Edad de Piedra por todo el mundo.Garge estima que el más antiguo de los grabados en el suelo tiene entre 10 mil y 40 mil años.Algunas de las imágenes parecen estar relacionadas con una vida de caza y recolección —venados, peces, tortugas. Otras representan animales de gran fuerza, como tigres y elefantes. Y hay humanos, probablemente figuras de fertilidad, imágenes de una diosa madre como las halladas en otras partes de India y por todo el mundo. Algunos de los grabados son abstractos.Garge dijo que el Estado había asignado unos 3 millones de dólares para la preservación de los dibujos y para la investigación, para determinar de manera más precisa su antigüedad y tratar de aprender más sobre las personas que los hicieron.A diferencia de la mayoría de los petroglifos de la Edad de Piedra, estas imágenes no están talladas en paredes o rocas verticales, sino en piedra expuesta en lo alto de sierras planas a lo largo de lo que se conoce como la meseta costera de Konkan, que colinda con el Mar Arábigo. La mayoría de los animales, entre ellos elefantes, son de tamaño real, y un sitio con múltiples grabados es el más grande en el Sur de Asia, dijo Garge.Jean Clottes, el editor del International Newsletter on Rock Art, dijo que grabados bien preservados en el suelo han sido hallados en otros lugares, pero son inusuales.Algunos de los tallados eran conocidos por los residentes locales antes de que Risbud y Marathe iniciaran su investigación. Y unos investigadores habían realizado un estudio en el sitio en 1980. Sin embargo, recién después de que los dos ingenieros empezaron a explorar sistemáticamente y reclutar a otros investigadores se volvió claro el número y la riqueza de los petroglifos.Datar los grabados en piedra no es fácil, pero hay pistas, indicó Garge. Una es que una vez que aparece la agricultura, la gente talla imágenes de toros. No hay tales imágenes en los dibujos de Maharashtra, que incluyen toda variedad de animales salvajes, dejando entrever que estos grabados fueron hechos por gente que cazaba y recolectaba plantas salvajes, apuntó Garge.Si los tallados fueron hechos antes del desarrollo de la agricultura, entonces se remontarían a por lo menos hace 10 mil años. Otra pista es que los grabados incluyen imágenes de rinocerontes e hipopótamos. Eso sugiere que los dibujos datan de hace más tiempo, entre 20 mil y 30 mil años, porque la evidencia fósil indica que fue cuando esos animales habitaron esta región.Por último, están las herramientas de piedra. Cuando Rhutvij Apte, miembro del personal de Garge, empezó a coordinar la investigación, halló microlitos, pequeñas herramientas de piedra características del período mesolítico, que se remonta hasta hace 40 mil años.El Departamento de Garge también estará buscando evidencia de la gente que hizo los petroglifos. Las figuras se encuentran sólo en sierras barridas por el viento que se inundan durante monzones, lugares donde no habría habido refugio. Los escultores habrían tenido que venir a estos lugares a propósito para tallar los dibujos.Los petroglifos plantean interrogantes interesantes. “¿Creen que la sociedad era lo suficientemente avanzada como para pagar por trabajos artísticos”, por ejemplo, compartiendo comida, o acaso estaba liberando a un miembro del grupo de caza o recolección para que grabara en piedra?, se preguntó Garge.Además, señaló que los grabados en piedra provienen de una época en que los humanos empezaban a lidiar con el significado de fuerzas que afectaban sus vidas, quizás cuando se estaban formando las primeras ideas religiosas. Muchos de los animales incluidos en los dibujos podrían haber sido objeto de temor, “elefantes, rinocerontes, rayas, tiburones”, por no mencionar a los tigres.Tendría sentido si estas criaturas peligrosas estuvieran investidas con algún poder espiritual, apuntó. “Siempre adoras primero a los dioses malévolos”.© 2019 The New York Times

Fuente