10 razones por las que viajar sola puede ser una gran idea

¿Alguna vez te preguntaste de donde proviene la palabra “viaje”? El origen del término viaje -que tantas emociones despierta- se encuentra en “viatge”, del catalán. Esta palabra proviene del latín “viaticum”, que significa “camino”. Viajar es siempre encontrar nuevos caminos, aunque no se los esté buscando. Es que cuando viajamos –y sobre todo cuando lo hacemos solos- hay muchas más chances de conectar con otras personas y lugares desde una perspectiva más abierta, más curiosa, más valiente. Salirnos de los circuitos habituales y de las personas conocidas hace que nos reencontremos, nos aceptemos y nos reconozcamos desde otra perspectiva.

Mirá también

Mirá también

La sologamia: ¿casarse con una misma o seguir soltera?

Viajar siempre es despegar y a la vez, desapegar. Es por eso que comencé con el proyecto multiplataforma #ViajoSola (en Instagram, @viajosolaoficial). Ver esta publicación en Instagram Las pelis te muestran a destinos como las islas griegas como lugares para estar en pareja si o si. Pero te aseguro que son lugares geniales para ir solos… Sea para estar en contacto con la naturaleza o para hacer amigos 👫 o algo más 😉 Te acordas de Shirley Valentine, ese film 🎞 de 1989 en la que la protagonista abandonaba su rutinaria vida y se escapaba a la aventura? La isla 🌴 era Mykonos Una publicación compartida por #ViajoSola (@viajosolaoficial) el 18 de May de 2019 a las 2:02 PDT
Viajo sola hace por los menos treinta años. Por entonces era vista como una mina “rara” y juzgada por ello. Lo increíble es que, aún hoy, muchos nos siguen viendo a quienes viajamos solas como “valientes” y osadas. Y raras.

Mirá también

Mirá también

Quién es Alison Teal, la Indiana Jones mujer, aventurera y activista por el medio ambiente

Newsletters Clarín

Entremujeres | El horóscopo semanal, moda, bienestar, pareja, género y todo lo que te interesa

Todos los miércoles.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_entremujeres”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_entremujeres”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Al menos una vez en la vida, date el gustito de viajar sola. Aquí te cuento diez buenas razones por las que lo elijo. #ViajoSola porque: 1 – Me da libertad, me abro a nuevas experiencias y me hace salir de mi zona de confort. 2 – Me ayuda a ganar confianza en mis recursos y a sacudirle la túnica a mis fantasmas. 3 – Salgo de mi pequeño mundito y de mi gran ombligo, conecto con la inmensidad y venzo mis prejuicios.

Valeria Schapira, de viaje por el mundo.

Mirá también

Mirá también

Extinction Rebellion, por dentro: cómo es el movimiento que impulsa Greta Thunberg, la joven activista que enfrentó a los poderosos

4 – Conozco gente espectacular con la que probablemente no tendría contacto si viajara con un amigo o mi pareja. 5 – Decido los recorridos, los horarios y las comidas. 6 – Me dejo guiar por la intuición, confío en mis capacidades y supero mis temores, por ejemplo, a no encontrar qué comer (soy celiaca y vegetariana). 7 – Cada viaje, aprendo a confiar más y, aunque parezca paradójico, a cuidarme y a no tomar riesgos innecesarios.

Valeria Schapira, en Ushuaia.

Mirá también

Mirá también

“Yo crío sola”: historias de familias monoparentales y “mamás luchonas”

8 – Administro mejor mis recursos emocionales y financieros. 9 – Aprendo a viajar cada vez más liviana (literal y metafóricamente). Menos maletas y menos cargas emocionales.10 – Admito la incertidumbre que implica lo nuevo. La misma falta de certezas que existe en el día a día aunque nos mintamos con supuestas certezas. Por Valeria Schapira, escritora y creadora de @viajosolaoficial.

Mirá también

Mirá también

Apps de citas: lo que buscamos, lo que nos ilusiona, ¡lo que nos espanta!

Fuente