El Vaticano prevé permitir que algunos hombres casados sean sacerdotes

El papa Francisco durante una misa de ordenación de sacerdotes en la basílica de San Pedro (REUTERS/Tony Gentile)ROMA — En una decisión potencialmente innovadora, la iglesia católica romana abrió este lunes 17 de junio la puerta a que varones casados de edad avanzada puedan acceder al sacerdocio con tal de cumplir las necesidades de personas indígenas y católicas que viven en áreas remotas de la Amazonía.La propuesta en el Vaticano prevé responder a la escasez de sacerdotes en esa región con la ordenación de viri probati, latín para hombres de carácter evidente. Con esa excepción al requisito del celibato, los expertos eclesiásticos sugieren —ante la preocupación de tradicionalistas— que se daría un paso para que hombres casados también puedan practicar el sacerdocio en otras partes del mundo.El documento vaticano señala que “el celibato es un don para la Iglesia”, aunque hace notar que han llegado solicitudes para que en las áreas amazónicas más remotas “se estudie la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable”.El papa Francisco había dicho antes que consideraría la posibilidad de hacer la ordenación viri probati en áreas remotas e aisladas donde de otro modo no hay acceso a los sacramentos. Sin embargo, también ha dejado claro que el compromiso del sacerdocio con el celibato se mantiene intacto.Aún así, la propuesta marca un giro potencial para la iglesia, sobre todo en el hemisferio sur del planeta donde espera que esté su crecimiento futuro.El cambio fue introducido en un documento de preparación para un sínodo de obispos en octubre que discutirá las necesidades pastorales de personas indígenas y religiosas en la región panamazónica de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guinea Francesa, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela.El documento vaticano también incluye propuestas más ambiguas, como la de establecer un “ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer” y que “las mujeres tengan garantizado su liderazgo” para áreas formativas sobre temas de educación y liturgia.La ordenación limitada para algunos hombres casados es consistente con el impulso de Francisco de atender necesidades litúrgicas variadas en distintas partes del mundo y de que la iglesia sea más incluyente, dijo el reverendo Giuseppe Buffon, profesor de historia eclesiástica en la Universidad Pontificia Antonianum, en Roma.”La revolución para Francisco es darles importancia a las poblaciones locales y a sus culturas”, dijo. “Está pensando en lo local”.En años recientes, el Vaticano ha ordenado a algunos sacerdotes anglicanos casados para que practiquen el catolicismo y algunas iglesias católicas del este que tienen comunión con Roma, como la iglesia grecocatólica melquita o la siríaca maronita, permiten a los hombres casados ejercer el sacerdocio. Sin embargo, de avanzar la excepción al celibato para las áreas remotas amazónicas se establecería algo distinto pues es en respuesta a una escasez de sacerdotes que afecta a la iglesia católica romana en muchas regiones.En la Amazonía, “tienen dificultad para celebrar frecuentemente la eucaristía por la falta de sacerdotes”, dice el documento del sínodo. “Por ello se pide que, en vez de dejar a las comunidades sin eucaristía, se cambien los criterios para seleccionar y preparar los ministros autorizados para celebrarla”.Las personas católicas en la región suramericana en ocasiones pasan meses o más sin ver a un sacerdote y sin poder recibir los sacramentos, como misas o la confesión. El documento exhorta que en la reunión de octubre se atiendan esas necesidades pastorales de los fieles de la zona para que se pase de una “‘Iglesia que visita’ a una ‘Iglesia que permanece'”.”Los sacramentos deben ser fuente de vida y remedio accesible a todos, especialmente a los pobres”, agrega el documento. “Se pide superar la rigidez de una disciplina que excluye y aleja, por una sensibilidad pastoral que acompaña e integra”.La propuesta vaticana también sugiere que la iglesia incorpore las celebraciones de las comunidades indígenas con su “propia música y danza, en lenguas y con vestimentas autóctonas”.Los críticos de esta propuesta para el sínodo de octubre, que llevará el título Amazonía: nuevos caminos para la iglesia y para una ecología íntegra, dijeron estar preocupados por que se erosione la importancia del celibato en el sacerdocio y que es muestra de una falta de disciplina doctrinal que han notado durante el pontificio de Francisco. Aseguran que con esto se abrirá la puerta a todo tipo de cambios que diluyan la ortodoxia de la iglesia.La propuesta es promovida en parte para paliar el problema de la oferta de sacerdotes en momentos en que las religiones protestantes han ganado terreno en Brasil y otras partes de la región amazónica.Sin embargo, sí hay dudas teológicas sobre si los hombres casados que sean ordenados administrarán los sacramentos o sí tendrían autoridad administrativa sobre otros sacerdotes.Cuando concluya la reunión obispal de octubre, los sacerdotes y partícipes votarán para aprobar el documento final a partir del borrador propuesto, que será entonces entregado al escritorio de Francisco. Si está de acuerdo con las recomendaciones, les podría dar su autoridad absoluta con una exhortación apostólica.Gaia Pianigiani colaboró con el reportaje desde Roma.

* Copyright: 2019 The New York Times News Service

Fuente