“Deberíamos trabajar todos juntos por el crecimiento del país”

En los años 60, el “ made in Japan” era sinónimo de basura. Recuerdo que tenía muy mala prensa. Pero los nipones se fueron sofisticando y de las imitaciones a los productos occidentales pasaron a diseñar y producir buenos productos. Un primer ejemplo fueron las motos; antes las mejores motos eran de origen inglés o norteamericano, en pocos años los japoneses impusieron las suyas robando el mercado a las occidentales.El camino fue seguido posteriormente por los chinos. Recuerdo que buscando un repuesto a mi viejo Peugeot, me ofrecían el original que duraba varios años o uno similar chino que podía durar algunas semanas pero era mucho más barato. Los chinos mejoraron la calidad de su producción, con precios más baratos y conquistaron mercados ante exclusivos de los productos europeos. Es cierto que lo hicieron con mano de obra casi esclava, pero no difieren demasiado con las condiciones de trabajo de nuestra Argentina actual.
Newsletters Clarín

Cartas al País | Los mejores textos y reflexiones de la semana que enviaron nuestros lectores al diario.

Todos los lunes.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_cartaspais”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_cartaspais”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
El punto pasa por la determinación política y empresaria de desarrollar el país. Muchos insisten con la reforma laboral, pero esta ya ocurrió, la gente trabaja por salarios menores y en condiciones muchas veces precaria, con horarios interminables mientras los sindicalistas miran. Pero las grandes empresas, las poco multinacionales argentinas como Techint, Arcor o Mercado libre, crecieron con estas leyes laborales y mal no les fue.Hoy hay pymes dedicadas a la tecnología o a la biotecnología, a la venta de cereales a nivel mundial, o fabricantes de máquinas para el campo, que les va bien. Sí sería conveniente revisar los impuestos para que más empresas vendan más y paguen menos. Hay pymes que funcionan bien y otras que han cerrado. Deberíamos trabajar todos juntos por el crecimiento del país, esta vez puede darse.Esteban Tortarolo [email protected]El Gobierno no supo sacarles provecho a sus logrosLo voté a Macri hace 4 años y el domingo, a pesar de mi profunda decepción. Pero en el fondo siempre supe que estas PASO le iban a dar un merecido sopapo al gobierno. Porque la gente, el pueblo en su inmensa mayoría, está muy mal. Y poco le importa a la mayoría que los candidatos kirchneristas estén salpicados de corrupción. Porque si bien el rumbo que inició Cambiemos puede ser el correcto, lo cierto es que la gente tiene que comer todos los días, tiene que sobrevivir hoy, no dentro de 4 años. Hay cosas que no pueden esperar. El hambre no espera.Esta gestión no supo sacarles jugo a sus logros. Algo de “autobombo” es necesario y la comunicación falló en ese sentido (y en tantos otros). Estas últimas semanas nos enteramos de importantes obras realizadas, sí, pero era demasiado tarde. Cambiemos le dio ventaja a la oposición, le puso alfombra roja, le facilitó este triunfo, les allanó el camino. Si la fórmula F&F se consolida en octubre, esperemos que sean una versión mejorada de sí mismos, transparentes, autocríticos, honestos, no vengativos y abiertos al mundo.El pueblo se expresó inequívocamente. Todo dicho. Vox populi, vox Dei..Irene Bianchi ​[email protected]Le pide responsabilidad a toda la clase políticaLa economía argentina transita entre dos frentes encontrados. Por un lado, la diferencia a favor del Frente de Todos, la oposición política y la disconformidad de muchos electores que vienen sufriendo el ajuste económico. Por otro, los mercados nacionales e internacionales que se pusieron muy nerviosos por el resultado de las elecciones porque les temen a los políticas del ex FpV (Fernández-Fernández). Con el deseo que logremos calmar los ánimos para no alterar más los mercados, a fin de no perjudicar a los argentinos, es muy importante que los políticos, oficialismo y oposición, acuerden futuras políticas económicas para, por ejemplo, contener la inflación.¡Actuemos con responsabilidad!Cdor. Luis Elbaum ​[email protected]Piensa que no ganó ningún candidato; todo lo contrarioNo se confundan, no ganó un candidato ni la más óptima solución a este hoy; perdimos todos, desde mucho antes, y no hay forma de frenar la caída. Puede que desde abajo no quede más opción que volver a alzar la vista, con menos arrogancia, mirando a los costados, tendiendo una mano a quien lo precisa, aprendiendo a escuchar. Quizás notemos que un país no es rico con niños pobres, no es sabio desde la ignorancia y jamás será uno desde la disgregación. Tal vez precisemos ese volver atrás para algún día dar un paso al frente. Ojalá lleguemos a verlo, aunque permítanme dudarlo; me conformaría que alguna lejana votación hallara menos odio y más compromiso entre los nuestros. Pero es sólo un muy ingenuo deseo…Karina Zerillo Cazzaro ​[email protected]En una deportista, resalta el desempeño argentinoEspero que a María Belén Pérez Maurice, la gran sablista argentina, le vaya tan bien como se lo merece. Porque es una luchadora incansable, estudiosa y si su ropa no está a tiempo… a seguir peleándola. No hay que pensar que “me están yendo las cosas mal”, siempre hay que seguir haciendo lo que uno sabe, no hay que darle ninguna respuesta a la mediocridad. Siempre la puse de ejemplo, porque los deportes se mejoran con sacrificio, trabajo, inteligencia, decisión y Pérez Maurice lo tiene todo. Amo la esgrima y la he practicado desde muchos años atrás en mi club, GEBA.Lástima que mezclamos siempre grieta y política. En lugar de estar orgullosos de nuestros deportistas, no importa si adhieren a algún partido en particular. Lo importante es que sean los mejores jugadores y que en el futuro puedan tener un empleo de calidad, tanto como entrenadores, como poniendo canchas y enseñando todo lo que saben, que es mucho.Gracias a nuestros deportistas por sus maravillosos Juegos. Y serán mejores porque es una camada de gente sobresaliente, que entiende cómo se consigue un título o una medalla. No los nombro a todos porque la lista es muy larga y son hacedores de sus éxitos. Brindo por ellos y que se sigan sumando, porque forman parte de una veta del futuro de los argentinos.Un párrafo aparte a los Di Tella, que también son esgrimistas y que habiendo vivido en EE.UU., siembran de medallas nuestro país, con el mismo esfuerzo que Pérez Maurice. Argentina, vamos a salir adelante.Lilian Queirolo ​[email protected]No más bombas nucleares ni guerras, más paz y armonía¿Qué aprendimos? Ya pasaron 74 años del horror, de las trágicas consecuencias de las bombas nucleares, de la insensatez e innecesaria destrucción y de lo terrible de los daños y las muertes de los pobladores de Nagasaki e Hiroshima, actos deshumanizados provenientes de hombres indiferentes y brutales, pero con poder de decisión. Triste antecedente para EE.UU., para los humanos y para la tierra. Cuántas vidas segadas, cuánto daño y dolor, cuántos recursos e inteligencia asignados para una ciencia destinada a lograr mecanismos y procesos de destrucción y daño, habiendo tanto para hacer para erradicar el hambre, la falta de agua potable, la pobreza y todas aquellas barreras que excluyen. El hombre contra el hombre y su ambiente y biodiversidad. Guiada y alimentada por la indiferencia, el odio, el egoísmo, la avaricia, la idolatría al dinero y la ambición de poder e intereses económicos-geopolíticos, la guerra es insensatez e insensibilidad y se manifiesta con dolor, pobreza, daños, violencia, hambre, muerte y destrucción de nuestra especie y del ambiente natural. Menos armas, más libros y escuelas; más paz y armonía.Prof. Dr. Damián Pablo Ballester ​[email protected]

Fuente