El poder de las imágenes para contar historias

Cuando la imagen y la experiencia logran juntarse surge un milagro. Cuando sucede que el arte y la historia caminan juntos, la capacidad emotiva, racional y narrativa del testimonio toma un cuerpo que es como un grito, una llamada salvadora en medio del desastre, un alivio de razón en un océano de exageraciones.La capacidad narrativa del ensayo fotográfico es un cross en la mandíbula de la realidad. Es difícil que algo se escape, que quede afuera del registro artístico y trate de mantener la impostura más allá del relato de la imagen.El premio FOLA – Pampa Energía de este año premió a artistas instalados en la tradición del ensayo fotográfico y los 12 trabajos seleccionados entre más de 300 presentados tienen en común que la imagen fotográfica sostiene, también, una narración experiencial.Los jurados, Rosana Schoijett, Carina Cagnolo y Rodrigo Alonso, otorgaron el Primer Premio a la obra de María Eugenia Cerutti de título “Con toda la muerte al aire”. El trabajo responde eficazmente a la consigna y propone un hilo narrativo entre la historia que lo fundamenta y la resolución estética que se presenta al espectador. Parte del caso real del asesinato de Alcira Methyger a manos de Jorge Bustos en 1955. No fue un homicidio común: Bustos descuartizó a Alcira y desparramó su cuerpo por distintos lugares. Un sacerdote encontró los primeros y avisó a la policía. Una pista médica ayudó a resolver el caso y a apresar a Burgos.Sobre esta base, Cerutti plantea un ensayo visual de una potencia imprevisible, gracias a que las posibilidades interpretativas se lanzan en muchas direcciones. Es imposible no ver en su narración una reinscripción del tema de los femicidios en clave actual y una posibilidad artística de colocar el tema en una perspectiva distinta.Cerutti busca respuestas en la historia, en el pasado y en la manera en que los medios y la sociedad se relacionó y se relaciona con el tema. La obra es, en realidad, un tríptico que contiene una fotografía del museo policial, un marco con texto explicativo y otra obra con fotografías intervenidas que forman una suerte de collage que visita y revisita la situación del asesinato.La fotografía principal del relato es impactante. Tomada de la sala de criminalística del museo de la Policía Federal, muestra una vitrina que contiene moldes de medio cuerpo femeninos, que muestran los desgarramientos fruto de la violencia sexual. Las maquetas exponen tétricamente una realidad social y están allí para confirmarla históricamente. Incluso para dar detalles y tipificar. El texto expuesto junto a la vitrina explica los diferentes modos de violencia y sus consecuencias en el cuerpo de las mujeres. La taxonomía y la brutalidad médico-policial se desentienden del dolor físico y moral para volverse probatorios. De hecho, estos moldes eran utilizados para corroborar el relato de las víctimas. El tríptico se cierra con una obra compuesta, a su vez, por otras obras. Un patchwork de imágenes relacionas con el caso, los rostros de víctima y victimario, fotografías de los medios y recreaciones de la escena del crimen. El conjunto es realmente potente y sugestivo, algo que la artista ya había mostrado en anteriores trabajos y que justifica ampliamente la decisión del jurado.

Jorge Mónaco. Imagen de su serie “Transnistria, el país que no existe”, galardonada con una Mención Honor

Una de las menciones especiales del premio fue para Jorge Mónaco, que presenta dos tomas de su serie Transnistria, el país que no existe. Una muestra un gran espacio deshabitado. La soledad se magnifica en la imagen porque se trata de un lugar para ser usado por las personas. Los grandes bancos racionalistas blancos están vacíos, también las escaleras y el enorme pasillo con piso en diseño de damero. Al fondo, las escaleras están coronadas por un friso deshecho, un mural con reminiscencias al realismo socialista que permite sospechar un obrero sobre un pedestal en medio de un paisaje urbano trabajado en un fondo de azulejos de colores fríos. La fotografía transmite inequívocamente una sensación de imposibilidad. En ese lugar debería haber gente, esas escaleras deberían conducir a algún sitio y la imagen debería tener una vida que no tiene. Es así porque se trata, precisamente, de un no lugar, una reescritura de los argumentos de Marc Augé convertido en un territorio nacional. Tansnistria es un país surgido de la descomunización y es un desprendimiento de la República de Moldavia. Desde 1992, y terminada la guerra en la región, el país declaró su independencia, pero es el único que no fue reconocido como tal pese a tener gobierno propio y símbolos patrios. La soberanía del país cubre solamente sus 200 kilómetros de extensión y sus documentos solo son válidos allí. Hace bien Mónaco en titular de esa manera su serie, el país literalmente no existe, pero sí las personas que viven allí. La segunda obra del artista exhibida en FOLA muestra precisamente ese perfil. Son 12 fotografías más pequeñas que forman un solo lienzo y que permiten tener una idea más precisa de la experiencia de habitar ese país. El curso narrativo de las fotos permite ver escenas con niños, paisajes semiurbanizados, algunos espacio rurales y hasta un cementerio. En todas, el signo es lo inacabado, lo que tiene todavía que completarse, lo que aún no es. Esa desolación marida espectralmente con los restos de cultura e infraestructura soviética. Algo que debió ser y no fue, un cuento que buscando su desarrollo encontró su final. La obra de Mónaco plantea una historia, una angustiante historia nacional que, como suele ocurrir, se lleva también con ella las historias personales.Los otros 10 trabajos seleccionados fueron los presentados por Acebo/Mangani, Carloman Macidiano, Rodrigo Fierro (Segundo Premio), Marcos Goymil, Romina Guarda, María Hechen, Cesar Lafalce, Belen Messina (Mención Honor), Julia Romanoy Paula Toto Blake. El primer premio y el segundo –ambos adquisición– recibieron $ 180.000 y $ 50.000, respectivamente.Premio FOLA – Pampa EnergíaLugar: FOLA, Godoy Cruz 2626. Fecha: hasta el 13 de octubre. Horario: lun a dom.,12 a 20 (miérc. cerrado) Entrada: general, $ 100; lunes: $ 50; estudiantes y jubilados, gratis.

Fuente