La Sylphide, un reestreno notable

El reestreno de La Sylphide con el Ballet del Teatro Colón fue una muy buena decisión. La compañía que actualmente dirige Paloma Herrera, tiene esta obra maravillosa en su repertorio desde 1974, pero la última vez que se presentó en el escenario del Colón fue en 2012 y ya habían pasado muchos años desde la última reposición.La Sylphide fue una de las dos únicas sobrevivientes del gran período del ballet romántico francés y había marcado el inicio de esa corriente a partir de su estreno en 1832 en la Opera de Parías; un estreno inmensamente exitoso, no sólo por las características de la obra, que concentraba todos los elementos de la escuela romántica tal como se reflejaba en otras artes –aunque era un eco más tardío del espíritu de la época- , sino por su protagonista, la sublime Marie Taglioni. Sus fanáticos admiradores se convencieron de que Marie era en la vida real tan frágil, etérea y espiritual como aparecía en el escenario.

Macarena Giménez y Hernán Cornejo, la pareja protagónica. Foto: Martín Bonetto.

Newsletters Clarín

Viva la música | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_atodorock”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Esta Sylphide había sido creada por su padre Filippo Taglioni y después de su gran éxito inicial permaneció en el repertorio de la Opera de París hasta 1866 pero después desapareció. Hacia la década de 1960, el coreógrafo francés Pierre Lacotte comenzó a reconstruir meticulosamente la Sylphide original, dotándola de los rasgos de la época en que fue concebida y con la restitución, entre otras cosas, de los vuelos de las sílfides –sujetas por arneses- entre las copas de los árboles. Lacotte la montó con el Ballet del Colón en 1974 y ahora son sus repositores Anne Salmon y Jean-Christophe Lesage, los que llevaron a cabo esa tarea y los que realizaron un gran trabajo con la compañía. Se crearon repartos con cuatro parejas diferentes de protagonistas distribuidos en las siete funciones, pero la invitada Misty Copeland, del American Ballet Theatre, no pudo cumplir con las suyas a causa de una lesión y fue reemplazada por Macarena Giménez, primera bailarina del Teatro, a la que acompañó el argentino Herman Cornejo, también del American Ballet Theatre. Resumidamente, La Sylphide cuenta la historia de James, un granjero escocés, al que se le presenta un espíritu femenino del aire exactamente el día de su boda con la joven Effie. Dividido entre su fidelidad a Effie y la pasión que le despierta la sílfide (al que sólo él puede ver) finalmente sucumbe a esa pasión, abandona la fiesta de la boda y persigue a la huidiza criatura del aire. Así termina el primer acto. En el segundo, los amantes se reencuentran en la misteriosa foresta donde viven las sílfides, pero el final no será feliz.

“La Sylphide”, reposición de un hito del ballet romántico francés. Foto: Martín Bonetto.

Vamos a los protagonistas: Macarena Giménez hizo su personaje de una manera absolutamente extraordinaria, como si el rol hubiese sido creado pensando en ella. Puede pasar con gran sutileza por los estados emocionales más diversos – es juguetona, ligeramente caprichosa, enamorada, débil, fuerte- y logra algo enorme: que la técnica, tan difícil, para bailar la Sílfide se vuelva casi natural y no evidente. Excelente fue también el trabajo de Herman Cornejo, con una interpretación hermosa y una enorme soltura escénica. Ambos conformaron una pareja perfecta, idealizada y trágica. Un dato más: Cornejo mostró estar totalmente integrado a la compañía, de hecho parecía formar parte de ella, cosa que no siempre ocurre con los artistas invitados. Y cabe preguntarse en este sentido, cómo habría sido el desempeño de Misty Copeland, que llegó apenas una semana antes del estreno para aprender un rol que nunca había bailado.Estupendos los trabajos solistas: Camila Bocca como Effie; Igor Gopkalo en el rol travestido de la bruja Magda; Edgardo Trabalón como Gurn, y Natalia Pelayo y David Gómez en el Petit Pas de Deux de la boda. Y muy bien el cuerpo de baile que contribuyó a dar plena vida a esta obra preciosa.”La Sylphide” Coreografía: Pierre Lacotte según el original de Filippo Taglioni.Música: Jean-Madeleine SchneitzhoefferBallet del Colón. Directora: Paloma Herrera Funciones Hoy sábado a las 20, mañana domingo a las 17 y el martes, última función, a las 20. Teatro Colón, Libertad 621.Calificación: Excelente JB

Fuente