El pediatra Ricardo Russo ya está en su casa: cómo esperará el juicio oral

Ricardo Russo llegó pasada la medianoche a su casa del barrio River, en Núñez. Ahí lo estaban esperando su mujer y sus hijos. “Fue un momento de mucha emoción. Pero él es un tipo muy contenido. No se expresa… no le gusta demostrar debilidad”, le dijo a Clarín Ricardo Izquierdo, su abogado.La Sala III de la Cámara de Apelaciones porteña dispuso que el pediatra del Garrahan acusado de tenencia, comercialización y facilitación de pornografía infantil, espere el juicio en su casa ya que no existe riesgo de que así entorpezca la investigación. Tampoco de que se fugue.
Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Lo primero que hizo fue tomar gaseosa. “Estaba ansioso por tomar Coca-Cola. Y esa noche pudo descansar. Pese a todo lo emotivo que fue el ambiente”, detalló. Este sábado se levantó temprano, preparó el desayuno y, también muy ansioso, empezó a idear qué haría para el almuerzo. 

Ricardo Russo, pediatra jefe del Hospital Garrahan detenido con pornografía infantil, posa en una visita al Vaticano.

Para el mediodía, ya estaba preparando un wok de pescado. Horas antes, en su casa los agentes del Servicio Penitenciario Federal le colocaron una tobillera electrónica. Hasta el juicio oral –que se estima comenzará este año–, los jueces Sergio Delgado y Elizabeth Marum definieron que lleve este dispositivo de monitoreo por geolocalización, aunque tendría un radio limitado para moverse. 

Mirá también

Mirá también

“Bañate y ponete un traje, que esta noche dormís en tu casa”: liberan al pediatra Russo

A Russo –ex jefe del Servicio de Reumatología e Inmunología durante más de una década– le detectaron material pornográfico a través de eMule, un sistema P2P para compartir archivos y video que la Policía Federal monitoreaba desde la División de Delitos Cibernéticos contra la Niñez y Adolescencia. Quedó detenido, acusado de los delitos de tenencia con fines de distribución, facilitación, distribución y producción de pornografía infantil.El pediatra de 57 años pasó la mayoría de esos 99 días en el Hospital Penitenciario de Ezeiza, aislado. Por el riesgo de que pudiera pedir a sus allegados que borraran imágenes de la nube, fue el preso con mayor restricción para comunicarse con el mundo exterior. Hacia fines de julio, la Justicia le concedió el traslado a un pabellón con otros condenados.

Russo cuando fue detenido en mayo en el estacionamiento del hospital del Garrahan.

Durante sus horas de reclusión hogareña a la espera del juicio, Russo “se va a dedicar a escribir informes sobre su especialidad pediátrica y va a comunicarse con médicos del exterior, con los que siempre mantuvo una conexión. Les va a contar un poco la situación, por un lado procesal, y también profesional”, adelantó el letrado.El médico también anticipó que, en caso de ser declarado inocente, se va a ir del país. “Eso lo siente mucho. Pero va a ser así. Acá está estigmatizado”, siguió su abogado. Las palabras textuales de Russo, reprodujo, fueron: “Estoy profesionalmente enterrado”.Según su representante legal, Russo insistió en que amaba su profesión y que no podía “diagramar” su vida sin ejercerla. Por eso, en estas horas, en el living de su casa, le reafirmó que “la salida es irse del país” y de acuerdo con el abogado “tiene muchas propuestas de trabajo de sus colegas del exterior, que confían en él”.El pediatra está también “muy enojado” con las autoridades del hospital pediátrico donde fue jefe. “No con los médicos, con la cúpula del Garrahan. Los médicos siempre creyeron en él y le mostraron su solidaridad. Las autoridades le bajaron el pulgar de entrada”, afirmó su abogado y aseguró que en el hospital iniciaron una “caza de brujas” y “les dieron órdenes a todos los médicos de no referirse al caso Russo”.Izquierdo adelantó que “en algún momento” el acusado pedirá permiso al nuevo juez de la causa, Gonzalo Rúa, para poder ir al médico ya que “tiene un tumor en el esófago”. Si bien es una enfermedad preexistente a su detención y “está controlada”, dice estar “preocupado por una dolencia”. Russo alega que durante los 99 días que estuvo preso no pudo hacer un seguimiento sobre ese tumor. Esa sería su primera salida. Informe: Javier Firpo

Fuente