Antes que “Pequeña Victoria”, “Friends”, una novela nacional del 2000 y una película de Hollywood: la gestación solidaria en las ficciones

“Victoria,  no quiere una sola mamá, quiere cuatro”: Jazmín (Julieta Díaz) que tomó la decisión de ser madre a través de la gestación solidaria ya que no quiere delegar su carrera; Bárbara (Natalie Pérez) que por necesidad alquiló su vientre; Emma (Mariana Genesio Peña), la chica trans que donó su esperma y Selva (Inés Estevez) la mujer que llevó al hospital a Bárbara y entiende que su misión es unir a las mamás de la beba en Pequeña Victoria. Para poder llevar adelante el embarazo Jazmín recurre a un centro médico en donde la contactan con Bárbara y firman un contrato confidencial a través del cual la joven se compromete a llevar adelante la gestación sin recibir dinero a cambio, aunque sí lo hará de manera ilegal. Esto se debe a que la suborgación de vientre no está permitida en el país, pero sí la gestación solidaria, es decir sin fines de lucro.Pequeña Victoria (Telefe)Aunque el deseo de ser madre surgió del personaje interpretado por Julieta Díaz, el resto de las mujeres comienzan inevitablemente a vincularse con la pequeña a al que bautizaron Victoria y a quererla. Además, sea por su tipo de sangre, la comida u otros factores, la beba necesita de sus cuatro mamás.Antes que Pequeña Victoria las ficciones ya habían tratado, de distintas maneras y con distintas intensiones, el tema de la subrogación.Una precursora a nivel nacional fue Luna Salvaje, también de Telefe, la novela que se emitió entre el 2000 y contaba la historia de Gonzalo (Gabriel Corrado) y Leticia (Millie Stegman), una pareja que al no poder tener hijos contrata a María (Carina Zampini) para que lleve un bebé en su vientre para ellos.Luna Salvaje (Telefe)”Quiero que tengas un hijo con otra mujer, sería un instrumento para que tengamos lo que más deseamos”, le propuso la mujer a su marido, desesperada por ser mamá. A diferencia con lo que ocurre con la tira de la actualidad, la historia giraba en torno al triángulo amoroso entre los protagonistas.”Sin dudas la novela fue precursora. La idea no surgió por algo en particular. En aquel entonces había tratamientos de fertilidad, pero no estaba todo tan adelantado como ahora y uno como guionista, va buscando posibles conflictos”, había contado a Teleshow Ricardo Rodríguez, autor de Luna Salvaje junto con Patricia Maldonado.El guionista destacó que en aquella época “era todo mucho más rudimentario” y que por eso los protagonistas tenían que concebir al bebé de manera tradicional: “Hoy eso no sería verosímil, se forzaría una situación”.Aunque en ese momento el tema no estaba en agenda como hoy, el público fue receptivo con la historia que hacia el final llegó a promediar los 30 puntos de rating.En el 2006 Ellen Page protagonizó la película La joven vida de Juno. Allí interpretó a Juno, una adolescente que quedó embarazada sin buscarlo y que, con el consentimiento de sus padres, decide dar a su bebé.La joven vida de JunoLa joven encuentra a una pareja que al no poder tener hijos, decide adoptar al bebé de Juno. Mientras transcurre el embarazo la chica visita a los futuros padres de su bebé. A diferencia de los ejemplos anteriores, ella no queda embarazada para darle un hijo a la familia adoptiva, sino que busca padres adoptivos para el niño que lleva en su vientre y ella no puede cuidar.Antes que en las ficciones anteriores, en 1998 en Friends Phoebe Buffay (Lisa Kudrow) le prestó su vientre a su hermano y su cuñada, que no podían ser padres. Así, con esperma de Frank y óvulos de Alice ella llevó durante nueve meses a quien sería su sobrino.En la historia que se refleja en la mítica serie que acaba de cumplir veinticinco años se trata de un actor meramente altruista en el que no hubo dinero de por medio.Con distintos enfoques -algunas mostraron la historia de amor mientras otras las formas de armar una familia- y con distintos tonos -drama y comedia-, desde hace veinte años que las ficciones retratan un tema que cada vez adquiere mayor relevancia en la sociedad.Ricardo Fort optó por formar una familia a través de un método de subrogación que relizó en Estados Unidos y gracias al cual nacieron Felipe y Martita, de quince años. Así lo hicieron también Luciana Salazar y Marley que en el 2017 fueron papás de Matilda y Mirko y el año pasado Flavio Mendoza recibió con los brazos abiertos a Dionisio, por nombrar algunos famosos.Cada vez más parejas que no pueden tener hijos, homoparentales o personas solas deciden optar por el método para formar sus familias, con la ayuda de un tercero  y de la ciencia, porque después de todo, lo que importa es el amor que tienen para su hijo por nacer.SEGUÍ LEYENDOJuana Repetto, de novia con el sobrino de Silvia Süller, Sebastián GraviottoMartita Fort y el increíble parecido con su papá, Ricardo: “Lo que se hereda no se roba”Los compañeros de China Zorrilla en “Esperando la Carroza” recordaron a la actriz, a cinco años de su muerte

Fuente